Un tranquilo lugar de aquiescencia

jueves, 18 de agosto de 2011

El Monje

El Monje (Portada)

El Monje de Matthew G. Lewis es de esos pequeños grandes libros olvidados que te hace pasar un muy buen rato.

En un remoto Blog de cuyo paradero ya no recuerdo, hallé una lista de títulos de novelas de terror clásico.

Dentro de la lista títulos se encontraban autores tan prestigiosos como H.P. LoveCraft, Bram Stoker, Edgar Allan Poe... entre algunos otros no tan conocidos para mí.

El autor de dicho Blog resaltaba entre muchos libros, esta particular novela, que aunque no prohibida, levanto un clamor de espectacular indignación en su época entre la ciudadanía más conservadora.

Puedo decir que realmente La trama es atrayente, aunque debo advertiros que inicialmente se subdivide en varias historias, que aunque al principio puedan parecer deshilvanadas, se recogen en un nudo final apoteósico...

Es curioso que un Londinense como el señor Lewis se fijara en España para retratar a un personaje de su novela... ¿ o quizás no sea tanta casualidad ? Después de todo y como dirían los Monty Python, "Nadie-espera-encontrarse-a-la-inquisición-española."  :-D

Hablando en otro ámbito, el Monje fue un libro tan criticado como a la par leído. ¿ Hipocresía ? ¿ O las dos maneras clásicas de entender la vida ?
En la novela vemos como algunos valores ancestrales como la iglesia, el celibato, la castidad, el amor a Dios, se encuentran en entre dicho, puesto que las personas de ejecutar los designios divinos son humanos... y como humanos están expuestos al error... e incluso a actos peores.

¿ Es sin embargo el Monje un libro blasfemo ?
Yo no opino así. En la novela existen variedad de personajes, algunos relacionados con el clero y otros no; y todo ellos con taras humanas independientemente de su posición, cargo o profesión.

Además, leyendo la novela desde la perspectiva del siglo XXI, el libro no se os presentará como algo terrorífico, e incluso en algunos pasajes os sonará como risiblemente inocente. También posee esas pequeñas gotas de romanticismo que dulcifican la crueldad del oscurantismo gótico.

Querrás saber como acaba el Monje, ese descenso a los infiernos personales y humanos, que quizás todos en algún momento de nuestras vidas hayamos recorrido...


Desde esta línea en adelante esta entrada contiene avances (spoilers) de la trama.

Ambrosio es el Monje, el protagonista principal de la obra...

"Ambrosio debería haber sabido que, para un corazón inexperto, el vicio es siempre más peligroso cuando se oculta tras la mascara de la virtud."

Dicho de otro modo, que una cara bonita puede esconder a un demonio... cuanta razón señor Lewis, me hace levantar una pequeña sonrisa.

"Un autor, sea bueno o malo, o incluso las dos cosas, es un animal a quien todo el mundo se siente con derecho a atacar. Pues aunque no todos son capaces de escribir libros, todos se consideran capacitados para juzgarlos."

El señor Lewis arremete contra los críticos... y no le falta ninguna razón.
El crítico es un cojo que enseña a andar.
Menos mal que yo firme el tratado pacifista de NO-crítica, aunque no siempre lo cumpla a rajatabla, pero tranquilo señor Lewis, yo me portare bien con usted porque usted se ha portado bien conmigo.

"Lo antinatural son vuestros votos de celibato. El Hombre no ha sido creado para un estado así. ¡ Si fuese el amor un crimen, Dios no lo habría hecho tan dulce, tan irresistible !"

Cuanta razón, en este aspecto, y sin querer crear una guerra teológica, los protestantes le llevan una cierta ventaja a los católicos... ¿ Sería un influjo del señor Lewis de origen Ingles ?

"Matilde- Ojala se me permitiera compartir con vos mi poder... / ..
Ambrosio- ¿ Y qué os lo impide, Matilde ? .. / ..
Matilde- Sois injusto en vuestros reproches. Me aflige sinceramente verme obligada a ocultaros mi dicha. Pero no se me puede culpar. ¡La culpa no está en mí, sino en vos, Ambrosio mío! Todavía sois demasiado el monje."

En el paraje original la frase el monje venía también resaltada en cursiva, gran guiño al lector, que puede reconocer de esta manera sin lugar a dudas la referencia al título de la novela.

Sin citar nombres, y aunque os encontráis en tierra de spoilers, me reservo el Director's Cut de NO "reventaros" el final de este grandioso libro... sin embargo, os dejo con el broche final... cierto como la vida misma.

"../... fueron tan felices como pueden serlo los mortales nacidos para el dolor y juguetes del desencanto. Los intensos sufrimientos que habían soportado les hicieron juzgar livianos los de la vida ordinaria. Habían sentido los dardos más afilados del carcaj de la desventura; los restantes parecían embotados en comparación."

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.

No hay comentarios :

Publicar un comentario