Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 13 de enero de 2013

Desayuno con diamantes

"
Teclea...

"
Mi amiga. Página 448.

Es una tarde triste, las gotas de lluvia se deslizan discretamente por la ventana de mi habitación. Es una casa pequeña, aunque ahora se me antoja enorme. Gato permanece en mis rodillas. Si. Lo sé, es un nombre estúpido para un felino. Pero ese es el nombre de mi mascota. Así lo llamaba Holly. Es curioso llamar a Gato por el nombre de su especie. Yo creo que Holly no quería sentir ninguna clase de apego por nadie. Por eso nunca quiso ponerle un nombre, ni siquiera un apodo.
En este instante acaricio suavemente la nuca de Gato. El triste minino me devuelve el cumplido con un suave ronroneo.

Ella se fue.
No dejó ninguna nota.

Ayer nos íbamos a casar. Yo tenía mi empleo. Ella me había prometido superar el 'bache'.
Recuerdo nuestra última conversación. Iba sobre esquimales y viajes, estos, los esquimales, decía Holly, emigraban y se morían de calor cuando dejaban su amado polo ártico. Era un eufemismo. Ella y yo siempre manteníamos charlas saturadas de extraños rodeos. Esa clase de clichés que hasta un niño de diez años podría entender, anotar y presentarselo a su profesora en un vulgar trabajo de colegio. No la culpo. Después de todo es como si con esa divagante conversación consiguiéramos ahuyentar a los fantasmas de su mente. No obstante...
"

Desde el comedor le gritan amorosamente...
Él deja de teclear.

- Cariño, ¿ que haces ?
- Estoy acabando mi novela, ¿ no puedes esperar ?
- La cena esta a punto. No esta bien hacer esperar a una mujer embarazada.

Él se levanta. Sonríe. El folio sin terminar reposa sobre la maquina de escribir. Se sienta a la mesa. Ella con su tripita hinchada de siete meses se sienta delante suyo. El humeante vaho de la sopa caliente se interpone entre la mirada de ambos.

- Huele muy bien Holly. ¡ Aun no se como terminar mi novela !
- ¿ Va a ser un final triste o feliz ?
- Aún no lo se. ¿ Cómo la terminarías tú ?
- Feliz.
- ¿ Porqué ?
- Cariño, el mundo ya es suficientemente triste. Da a esos lectores tuyos algo a lo que poder aferrarse.

Él se queda pensativo. Mueve la cabeza en sentido aquiescente. Sonríe.

- Holly, querida... esta sopa huele deliciosa. Te quiero.
"
SBP

Desde esta línea en adelante esta entrada contiene avances (spoilers) de la trama.

Una cinta de encuentros y desencuentros.
Dos personas que tropiezan con la vida y no saben como levantarse; y sin pretenderlo tienen la inmensa suerte de encontrarse con un igual en el camino.


La preciosa Audrey Hepburn ("Holly"), acompañada de un partenaire de excepción George Peppard ("Paul").

No puedo describir con palabras las notas de esa melodía que ha llegado hasta nuestro días "Moon River". Acertado título para unos cauces que llevan ya tanto tiempo secos.

Hay un momento de este film que me sorprende sobremanera: es el hecho de descubrir, poco a poco, sutilmente, que ambos trabajan cómo prostituta y prostituto, respectivamente.

Al ser la película de los años 60' este hecho se disimula, queda descafeinado visualmente. No es el caso, por poner un ejemplo, de "Pretty woman" donde Julia Roberts es una prostitua tanto en el lenguaje como visualmente.
En Desayuno con diamantes esto no queda marcado de manera patente. Y sin embargo, a medida que pasan los minutos de rodaje, y comienzas a ver las situaciones de cada uno de los personajes, "Holly" y "Paul", te das cuenta de esa sordida y desesperada vida que han de llevar. Llegados a este punto tu atención se centra completamente en esa especial relación.

También he de anotar, que desconocía completamente el argumento de esta obra. Hacía años que quería verla pero tenía miedo a que me decepcionara. Desconozco el origen de ese temor. Hoy la he visto y no me ha decepcionado. La he disfrutado mucho. Cómo solo consiguen realizar las grandes películas. En ciertos momentos he sentido cierta afinidad en las situaciones.
No comprender, sino sentir.
No entender, sino empatizar.
La cinta me ha llegado.


"Es una equivocación querer domar a un ser salvaje. No entregues nunca tu corazón a un ser salvaje, porque si lo haces más fuerte se vuelve, hasta que tiene la suficiente fuerza para volver al bosque o volar hacia un árbol, y luego a otro más alto. Hasta que desaparece."

Eufemismo a la vista. Hay personas que nacen con desapego hacia las personas. No es misántropo la palabra que buscamos. No es odio lo que sienten estas personas. Es simplemente una sensación de desencajar constante. Un desconcierto en su propio corazón que no permite asentarles en ningún lugar.


"¿ Así que todavía hay premios en las cajas de sorpresas ? Me alegro de saberlo, a uno le da una gran sensación de solidez, de continuidad en el pasado y de todo lo demás."

Tan solo es un pretexto : Tiffany.

Es el arranque de la película. Holly comiendose un "croisant" delante del escaparate de esta afamada tienda de joyas, brillantes, diamantes y demás "bisutería" cara.

Y cuando finalmente Holly y Paul visitan esta pretenciosa tienda. Eso es la otra cara. El lado opuesto de la realidad de Holly. Que tan solo puede permitirse junto con Paul un "recuerdo" que cueste menos de 10$. El frío dinero, el idolatrado bien material no le deja ver el bosque a Holly. Puede ser feliz con mucho más.


"Cómo un cisne sin sus plumas. ¡ Desolación !"

¿ Y quien no se ha sentido así alguna vez ? A Holly le han arrebatado algo muy valioso. Ahora ya no es Holly. Es un cisne. Un hermoso ejemplar al que le acaban de quitar muchas de sus plumas, algo menos de ese escaso bien llamado felicidad. Esta rota. La destrozada habitación (lo físico) solo es un reflejo de su yo interior (la psique).


"- Holly, estoy enamorado de ti. Te quiero y me perteneces.
- No , las personas no pertenecen a nadie. No dejaré que nadie me ponga en una jaula.
- Yo no quiero ponerte en una jaula. Solo quiero quererte.
- Es lo mismo.
- Te equivocas. ¿ Sabes lo que te pasa ? No tienes valor. Tienes miedo. Miedo de enfrentarte contigo misma y decir "Esta bien. La vida es una realidad". Las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la verdadera felicidad. Tu te consideras un espíritu libre, un ser salvaje. Y te asusta la idea de que alguien te pueda meter en una jaula. Pues ya estas en una jaula, tu misma la has construido. Y en ella seguirás vayas a donde vayas. Porqué no importa donde huyas. Siempre acabarás tropezando contigo misma."

¿ Conseguirá convencer Paul a Holly ? Tendreis que ver esta película. O leer el final en otro lugar. Aquí no lo vamos a desvelar. :-P

La he releído varias veces. Curiosa reflexión final..


¿ Necesitamos todos querer a alguien ?  
¿ Nos pertenecemos los unos a los otros ?

Yo no lo entiendo en el sentido de pertenencia estricto. No es una pertenencia física. No es como los esclavistas; sino una pertenencia afectiva compartida.

Una estudiada reflexión daría para un par de artículos y otros tantos libros de psicología y tratados. Yo me quedo tan solo con la primera página de la novela de Paul, su título, y mis propios sentimientos hacía el tema del apego humano...



My friend
Érase una vez una bonita y escuálida muchacha. Vivía sola. Exceptuando a un gato sin nombre.


...No hay que infravalorar el apego humano: Sin apego solo somos asustadizas sombras huyendo de nosotros mismos.


*Esta entrada esta dedicada a Juanita que durante años me insistió para verla.

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

12 comentarios :

  1. Preciosa película, además Moon River me encanta. Por cierto la frase: "Pues ya estas en una jaula, tu misma la has construido." parece escrita para mí...

    ResponderEliminar
  2. Hola Mia,
    Hace años pensaba que esta cinta era una comedia, y hoy descubro que es una tragedia en toda regla.
    Muy reflexiva, la he disfrutado mucho.
    Todos tenemos nuestra propia jaula Sra. Mia, no se martirice mucho por ello.
    Un abrazo muy grande Sra. Mia.

    ResponderEliminar
  3. pues en estos momentos estoy de acuerdo con Holly, los finales tristes mejor dejarlos para la vida real.. sobre Desayuno con diamantes y eso, la recuerdo como una película magnífica (la novela también). Con tus comentarios me entraron ganas de volver a verla, a ver si la encuentro con facilidad

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola maslama, ¿era una novela? pues de cuantas cosas me estoy enterando.
      Es un peliculon, ya me extrañaba que una comedia hubiera tenido tanto exito. Excelente pareja Hepburn & Peppard.
      Holly aprendió, los finales tristes ... ni en piuntura. Que ya tenemos muchos.

      Felicidades por el cambio de avatar, me había encariñado al otro, pero el cambio es muy bueno, hay que reconocerlo, y después de todo solo hay que acostumbrarse.

      Un abrazo maslama y un ronroneo.

      Eliminar
  4. Una de esas películas que hay que ver antes de morir, y que yo aun no he visto. En cuanto la vea leere tu critica, no estaría bien hacerlo ahora y destriparme la película antes de verla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Shilmulo,
      Yo he tardado bien bien más de una decena de años en verla, así que no tengas prisa. si te gustan las películas con mucho dialogo y que con las palabras encubiertas se dicen muchas cosas, te va a encantar.
      Mirala en cuanto puedas.
      Un abrazo Shilmulo rey de los murcielagos del oeste.

      Eliminar
  5. Buena entrada. A "Desayuno con diamantes" le pasa un poco como a "El apartamento". La dos terminan aparentemente bien, pero siempre planea un cierto sentido nostálgico de un próximo desengaño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sr. Cahiers, no se podría haber dicho más con menos. "cierto sentido nostálgico de un próximo desengaño". Bravo!! Es exactamente así como me sentí al final de la película.
      Un abrazo Pepe y encantado de verte por aquí.

      Eliminar
  6. Yo me quedo sin dudarlo con la novela corta de Capote ¿Sabías que el escritor quería a Marylin Monroe y Steve McQueen de protagonistas? Es cierto lo que dices, en la película parece que Hepburn -que habita un lujoso apartamento- viva del aire pero es una prostituta de lujo. Además en la película hay un Mickey Rooney demasiado payasete que arruina todas sus escenas. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel,
      El libro me lo voy a tener que leer pero ya un día de estos, todos me insistis tanto , es imposible pararlo.
      ¿ Marylin y Steve? No hubiera estado nada mal, la verdad sea dicha.
      ¿ Mickey rooney? Increible caracterización, ni lo había reconocido (pero soy un mal fisonomista). Me pareció el toque adecuado de surrealismo y comedia.
      Siempre interesantes y educadores tus comentarios, muchas gracias.
      Un abrazo muy grande Mr. Borgo.

      Eliminar
  7. Bueno, bueno así que acabas de descubrir esta película tan inmortal. Uno de esos títulos imprescindibles entre los mitomaníacos. ¿quien no ha tenido un poster de "Desayuno con diamantes"?

    La película me gusta, aunque la considero algo sobrevalorada. Tiene mucha fuerza en muchos momentos, pero en otros parece una comedia algo insípida.
    Lo mejor sin duda Hepburn. Y como no ese Moon River tan absolutamente maravilloso.

    Yo también te recomiendo la novela de Capote, infinitamente mucho mejor.

    Ahora que me la has recordado, me voy tarareando su melodía....

    Por cierto, cumplí uno de mis sueños cinematográficos y ahí estuve enfrente de Tiffanys con un bollo en la mano, no había tanto glamour pero me supo a gloria.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ciudadano,
      ¿ Estuviste enfrente de Tiffany con tu croussant ? Guau, y pensaba que solo yo era el friki que hacia estas cosas. :-)
      Estas son las cosas buenas de la vida.
      Me tendré que leer el libro, me lo habeis recomendado un monton de blogueros.
      No se porqué he tardado tanto en verla, quizás es que tuviera miedo de que me defraudará o que se yo.. en todo caso, me ha parecido sublime de principio a fin.
      Como yo me esperaba una comedia en toda regla y después me encontré con "esto", la disfrute aun más.
      Un abrazo Ciudadano y gracias por pasarse por aqui.

      Eliminar