Un tranquilo lugar de Pruebas

lunes, 1 de abril de 2013

Los cuentos de UTLA. Flores en el metro

Aportación de UTLA : 7ª Edición de Relatos Cortos de TMB

Me llamo IAM. Tengo 24 años y me encanta leer.

Cada mañana cojo el último vagón del metro. Es el lugar más tranquilo para leer ya que no se llena hasta mitad de recorrido. Hoy entro y me siento. Esta vacío. Me pongo a leer.

He debido quedarme dormida. Pero, ¿qué es esto? Todo el vagón está repleto de flores y plantas. Hierbabuena, menta, rosas, jazmín, girasoles, orquídeas. Me encantan las orquídeas. En la otra punta del vagón hay un niño pequeño vestido con ropajes de príncipe y a su lado… Oh cielos!! Un león.

-No tengas miedo IAM. El león es inofensivo. Y el pequeño príncipe sólo anda perdido.

Me doy la vuelta. El que me habla es  un enanito con barba grisácea y nariz redondeta.

-¿ Tú quién eres ? Y… ¿ qué es este lugar?

- Me llamo Puckel. Y esto es el vagón de las flores. Por favor, toma esta orquídea. Es para ti.

Puckel me da una bonita orquídea. Pero no la corta sino que me la da con raíz. Desprende un aroma fabuloso. Me acercó a la ventana. El vagón de metro vuela a una gran altura, podría acariciar el sol si quisiera. En esos pequeños oasis sin nubes se distingue muy abajo un singular manto de colores. Casitas, prados, ríos, todo queda muy pequeño.

- Puckel dime por favor, ¿ cómo puedo volver a mi mundo ?

- ¿ Estas segura de querer volver ? Aquí podrías leer entre las flores todo el tiempo que tú quisieras.

- No estoy segura de querer estar aquí.

- Entonces IAM es sencillo. Solo tienes que acabarte tu libro. Y recuerda, que si alguna vez quieres volver, siempre puedes leer la última página. Entonces volverás.

A continuación, el vagón se para. Allí. En lo alto del cielo. Las puertas se abren y entran un particular grupo de seres. Una adolescente con calzas multicolores y sendas coletas pelirrojas. Un patito bastante feo o ¿ acaso es un cisne ?. Una princesa a la que le falta un zapato. Todos comienzan a conversar entre ellos. El día es magnífico, la luz del sol entra por las ventanas. Ahora el vagón ha descendido un poco. Se pueden admirar las verdes colinas con el mar al fondo.

De repente, sin previo aviso, el cielo se oscurece. Comienzan a caer electrificantes rayos del cielo. Una bruja de sombrero negro vuela con su escoba alrededor del vagón.

Tengo miedo. Los otros personajes también se inquietan. El vagón comienza a moverse dando peligrosos tumbos. ¿ Qué es lo que me dijo Puckel ? Si quiero salir de aquí solo tengo que acabar de leer mi libro. Por suerte me quedan pocas páginas. Rápidamente me pongo a ello. A la bruja se le acaba de unir un monstruoso dragón.
Sigo leyendo. Sólo me quedan tres páginas.
De reojo veo como a lo lejos se acerca peligrosamente un tornado. Me queda una sola página. El tornado esta encima. Todo comienza a dar vueltas.

Entonces despierto. Una anciana me está dando amables codazos. Me he quedado dormida en su hombro. Le pido disculpas azoradamente. Que lastima, todo ha sido un sueño. Me levanto precipitadamente. Es mi parada.

- Perdona preciosa – me dice la anciana - esto se ha caído de tu libro.

Me giro. Veo lo que la anciana sostiene en sus manos. Es una bella orquídea..




Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

14 comentarios :

  1. Bonito relato, me gusta como los libros, los objetos más magicos del mundo, pueden convertir en fantástico hasta un lugar tan anodino y frio como el metro.

    Saludos Sir Aquiescente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Shilmulo,
      Los libros son ese reino mágico donde todo ha sucedido. Quien no lee se pierde algo realmente importante.
      Saludos y un gran abrazo Shilmulo, rey de los murcielagos del oeste.

      Eliminar
  2. un relato muy bonito, me hizo pensar que ya se ven pocos jóvenes leyendo en el metro, y cada vez más jugando con los móviles. Al final las máquinas derrotarán a las flores, como en las peores pesadillas cibernéticas, y los vagones no volverán a volar

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola maslama,
      Siempre habrá gente que leerá.
      Sin ir más lejos, yo mismo comencé muy tarde mi andadura lectora, que lastima haber comenzado tan tarde. Pero nunca es tarde si la dicha es buena. ^_^
      Esperemos que los vagones siempre sigan volando.
      Un abrazo maslama y gracias por sus amables palabras.
      Un abrazo y un ronroneo.

      Eliminar
  3. Vaya UTLA, ¡qué adecuado! Dragones, libros y flores. Te ha salido muy SantJordiniano ;)

    Me he sentido un poco identificada, porque cuando voy con el libro en el metro se me va el santo al cielo y, más de una vez he tenido que dar media vuelta por haberme pasado la parada!! Eso sí, dragones y enanos no suelo ver ;)

    Un abrazo!! Y suerte con el concurso! Si me da tiempo, también haré un intento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea,
      Bueno, eso de saltarse la parada creo que no me pasa casi nunca (mi sentido arácnicdo me avisa ja ja ja). Pero si es cierto que muchas veces no se ni en que parada estoy.

      Pues te animo a que concurses, no pierdes nada, y si que puedes ganar mucho.

      Un abrazo Andrea gran Fabricadora de historias.

      Eliminar
  4. Ya me gustaría viajar en ese metro en lugar de la claustrofóbica Línea Azul (L-5) del metro de Barcelona en la que viajo habitualmente. Es curioso pero me recuerda a un sueño que tengo a menudo: voy en un vagón, estoy leyendo y al levantar la vista veo que toddos los pasajeros son indígenas con lanzas y amuletos con huesos como los álbumes de cromos de mi infancia. Eso sí, llevan maletín y móviles. Quizás un día lo dibuje.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel,
      ¿ Los indígenes trasmutados con maletín y móviles ? ¿ A usted le gusto Momo ? Es increible su imaginación Mr. Borgo.
      Que bueno compañero. Un placer verte por aquí.
      Un abrazo Mr. Borgo.

      Eliminar
  5. Bueno UTLA llevas un ritmo que ni siquiera Stephen King en sus mejores momentos ;)

    Bonito relato. Muy evocador con esas flores y personajes, pero también tiene su lado tétrico al más puro Mago de Oz. Tus historias tienen ese punto en donde la fragilidad y el bienestar se rompe de alguna manera, mmm, me gusta.

    Cuántos viajes repletos de lectura habrán soportado los vagones del metro?

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ciudadano,

      Que bonita esa frase "tus historias tienen ese punto donde la fragilidad y el bienestar se rompen de alguna manera."

      Es como la vida misma, es como un prisma con muchas caras, unas amables, otras crueles, otras alegres... Los cuentos deberian ser así, como los prismas, mostrar todas y cada uno de las caras que tienen.

      ¿ Como Stepehn king ? Ya me gustaria a mi... ;->

      Y esperemos que los vagones soporten muchos más.

      Un abrazo Ciudadano, siempre es un placer tenerlo por aquí.

      Eliminar
  6. Ya quisiéramos escapar de esa forma de algo tan cotidiano como viajar en transporte público camino de la rutina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe,
      Muchos lectores lo conseguimos... y cuando llegamos al trabajo volvemos a ser nuestro yo profesional.
      Un abrazo Mr. Cahiers.

      Eliminar
  7. Realmente muy buena la historia seria refrescante leer esto en el Metro, ya sabes esos escritos que ponen para que los lectores puedan leerlos muy bueno la verdad. ¿Creo que ya te lo hedicho una vez deberias escribir un libro? eres muy bueno escribiendo historias? Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,
      Ohhhh... pero no es lo mismo escribir historias cortas para un blog que realizar un trabajo serio de novela, que comporta mucho más tiempo, dedicación, exigencia y complicaciones extras.
      Realmente te agradezco mucho tus palabras.
      Viniendo de una mente tan imaginativa como la tuya que haces guiones tan increibles es todo un piropo.
      Y si alguna vez me animo a hacer un libro ten por seguro que te lo comentaré. :->
      Un abrazo Hikari Javier.

      Eliminar