Un tranquilo lugar de aquiescencia

martes, 29 de octubre de 2013

Susurros de NUTLA. Negra Semilla (parte 1 de 2).



(Izabella, Argentina)
Durante toda su infancia Izabella había sido duramente reprendida en sus quehaceres sentimentales.
Sus padres, seguidores de una nueva escuela argentina de pensamiento, querían hacer de ella una persona modélica.
Es una ordinariez dar muestras de cariño, pensaban: "seriedad y respetabilidad deben ser tus únicos blasones hija".
Sin embargo el amor negado a Izabella, ella podía observarlo, no sin cierta tristeza, en los tiernos padres de sus compañeros de juegos.
Con el paso del tiempo la constancia de sus padres pudo finalmente modelar su carácter, e hicieron de ella una persona intachable, fría y serena. Una supermujer, si este término , aquí peyorativo, no fuera unido a su incapacidad de amar a nadie.

(Percus, Colombiano)
Percus era un joven colombiano, inteligente, corpulento, aunque repleto de neuras que le asolaban en sus momentos más solitarios. No era mal hombre, simplemente algo reservado y excéntrico. Su doctorado en economía en la universidad Grancolombiano le permitía dos cosas, llevar una vida holgada y mantener altivo su delicado ego.

(Izabella-Percus)
Un día, en una comida con motivo de una convención de intercambios entre universidades, Percus e Izabella se conocieron. Él se enamoró perdidamente de ella.
Izabella por su parte, desgranó metódicamente todos los pros y contras de una relación con Percus, y después de una ávida vivisección decidió que era un buen contrato casarse con aquel hombre.

Su matrimonio duró cinco años. Percus sufrió la frialdad de Izabella, e hizo mella en su carácter neurótico esa infalible misantropía emocional con raíces tan profundas de su ex-mujer. Se separaron de malas maneras. Amargado, Percus decidió mudarse al otro confín del mundo, dejando de esa manera la universidad que le brindó tantas alegrías en el pasado. Embarcó destino Grecia.

(Tetis, Griega)
Tetis era un nombre extraño para una niña, reconoció al unísono toda la familia Papasoulis. Pero su padre, un entusiasta del periodo helenista fue inflexible. Su hija se llamaría así. La jovencita Tetis tuvo que lidiar desde temprana edad con las múltiples bromas de los compañeros del colegio. El antojo del padre la moldeó para soportar las burlas. Aun pese a esto supo crecer con un extremado don para el respeto y la bondad. La alegría se abría en ella como la luz precede al amanecer, y esa fuente de claridad era visible para los demás.

(Percus-Tetis)
En la taberna de siempre, un amigo de un amigo le presentó a un notable extranjero venido allende los mares. Percus estaba un poco achispado debido al fuerte alcohol, y la sonrisa de Tetis unido a su desangelante belleza encendió algo antiguamente apagado en el corazón de Percus. Ella, insistente como jamás había sido, consiguió reabrir la puerta cerrada de aquel corazón y no desistió hasta verse viviendo juntos.

Estaban a punto de casarse. Entonces las neuras de Percus reaparecieron abriendo brechas impensables. Se enganchó sentimentalmente a un par de alumnas en un periodo de tiempo muy corto. Finalmente Tetis se quitó la venda autoimpuesta de sus ojos. Y aunque el perdón de Percus llegó entre lamentos, era excesivamente muy tarde. La semilla negra de negatividad  ya estaba sembrada y abonada. Hasta para un corazón generoso como el de Tetis aquellos escarceos eran algo que superaba el límite de lo permisible. Tristemente su corazón generoso quedó escondido en lo más profundo de su baúl solipsista.

Al cabo de una semana, aprovechó un puesto vacante como traductora de griego en la compañía consultora en la que trabajaba y marchó para la India.

(Continuará...)

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

23 comentarios :

  1. Pendientes de la próxima entrega nos dejas... Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos,
      continua...en breve... ;->
      A mi manera, un abrazo.

      Eliminar
  2. No cabe duda de que cada acción, buena o mala, deja una huella imborrable en las personsas y en su caracter, determina quienes y cómo acaban siendo... Esperaré la continuación ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edith T. Stone
      Esa es completamente la idea... la imborrable huella que dejamos en los demás...
      Un abrazo cuerda entre locos.

      Eliminar
  3. Interesante historia de vidas cruzadas. El personaje de Izabella me recuerda a uno de "Grandes esperanzas" de Dickens, concretamente a Estella, criada de forma fría para destrozar el corazón de algún hombre por parte de la Señorita Havisham, una solterona vestida con traje de novia desde que la dejaron tirada en el altar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maestros Cahiers,
      Que gran comparación me acabas de hacer. Estella e Izabella, será que el insconciente me traiciona. :-O Que casualidad.
      Aun no he leido el libro, pero tenia, un "Grandes relatos ilustrados" y ... tambien vi el episodio de South Park donde se reian de este clásico. ;->
      Un abrazo Pepe.

      Eliminar
  4. Y para la India que nos vamos....
    Menudo estudio de personajes que nos ofreces UTLA. Unas idas y venidas muy interesantes. Tendrá que ver el carácter impuesto y no, con el lugar de donde se proviene.
    Esperamos el deselance de estas Hogueras de Vanidades tan exóticas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ciudadano,
      El caracter viene dado por muchos factores, pero como no se quien dijo "somos hijos de nuestra época", pero aun más, tambien del lugar en donde nacemos y de las personas que nos crian y con las que nos relacionamos... Menuda amalgama.
      Un abrazo muygrande Ciudadano.

      Eliminar
  5. ¿Ya vuelves a la carga con tus historias? Estaba deseandolo jejeje

    Aporta mucho a la personalidad de los personajes si les das un pasado. tienen muy buena pinta esperando la siguiente parte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hikari Javier,
      Poco a poco... nuna lo dejo, pero las voy perfilando. ;->
      Un abrazo Hikari.

      Eliminar
    2. Siempre lo intento, pero los personaje no siempre quieren hablarme mucho de su pasado, ;-> ja ja ja

      Eliminar
  6. Hola, UTLA. Esto promete: una historia coral de lugares lejanos y amores no correspondidos (o sí...?) Yo creo que todos tenemos nuestra media naranja pero suele estar al otro lado del mundo. De momento, ya es algo darnos cuenta de ello, es un paso.
    Espero con ganas la continuación.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mr. Boro,
      ¿ al otro lado del mundo ? O en ningún sitios. o quizas solo este al lado y no lo sepamos. La feclidad (esoes independiente del amor) esta dentro de uno mismo.
      Gracias compañero.
      Un abrazo muy grande Miquel.

      Eliminar
  7. Veo tu pluma suelta, suelta, UTLA ;) Me imagino que Tetis por el Ganges se soltará el pelo, no?? Esperaremos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mrs. Miniver,

      Espero que eso de la pluma no vaya con segundas... o quiensa bes si hasta con terceras intenciones señorita Miniver... ja ja ja ja
      Esperemo que a señorita Tetis se suelte el pelo, si no será un decepción...

      Un abrazo muy grande Mara.

      Eliminar
  8. Muy bueno, señor UTLA... Estoy deseando leer el resto!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrea,

      Muchas gracias , los elogios siempre son mejores si los dices personas a las que admiras.

      Un abrazo Fabricadora de Historias.

      Eliminar
  9. Me gustaaaaa!! ya quiero ver la siguiente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rita,

      IGNATIUSBP tiene una entrada esperandote a ti... pero creo que será para diciembre, porque "LAS DOS ROSAS" ya esta aquí... It's coming!!!

      un abrazo muy grande Rita.

      Eliminar
  10. Uy que mala pinta tiene esto, y todo por culpa de la frialdad y la mala educación.

    Un abrazo Ser Aquiescencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Shilmulo,

      Mas debido a la frialdad, porque maleducado no hay ninguno en esta historia, pero personas invadidas por la fria y negativa semilla del egoismo hay unos cuantos. Todos somos humanos...

      Un abrazo muy grande Shilmulo, rey de los murciélagos del oeste.

      Eliminar