Un tranquilo lugar de Pruebas

martes, 26 de enero de 2016

¡Me encienden tus calores!



Descubrí, el otro día de casualidad, tus calores.

El rojo, tan pasional, ese enciende mis mejillas, hace temblar mis rodillas, y ya sabes, ese elemento de mi personalidad que tanto te gusta.

El amarillo mi empatía, ahora que anda tan de moda este color, intento despertar en los demás una leve esperanza por la vida, pues las mentiras piadosas no son mentiras.

¿Es el lila un color? Si lo es, acaso despierta mi asco, cuando tu malhumor no me permite acercarme a ti.

Verde esperanza, la de ver tu sonrisa en cada alba, a pesar de la vorágine que supone la vida, e intento rellenar todos los días por la mañana mi aliento con tu «verdosidad».

Azul cielo, mi cielo, mi vida, de azulado oxígeno repleto en la estratosfera de mi felicidad.

Es el negro también un bonito color tuyo, cierro los ojos y te veo en medio de toda esa negrura, siento, noto, percibo, ¿intuyo? Toda tu esencia a través de esta opacidad visual. Es premonitorio.

¿Y el blanco? Demasiada santería puede estropear cualquier buena alma, pero no en ti. Es la luz que irradias, la conjunción de todos los colores, eres tú.

Y en este embelesamiento de colores, en esta colorida amalgama de sentidos, me encienden tus calores.


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

4 comentarios :

  1. Un relato apasionado y muy colorido. Ni siquiera mi daltonismo en segundo grado me lo ha impedido apreciar. En mi entrada "Se busca una vampira" un amigo se presentó con un detector de auras Kirlian y me dijo que los vampiros desprenden un aura gris, por el fósforo.
    Muy bueno lo de la entrada anterior, una deducción al más puro estilo Holmes.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
  2. UTLA,
    Fantástico relato. Los colores son muy curiosos y sobretodo lo que significan. Me ha encantado lo que has dicho del color verde esperanza y azul cielo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Salió a relucir tu parte más romántica y poética con este arcoíris de personalidad. Muy lindo.
    Menos mal que no mencionaste el marrón, porque todo el romanticismo se hubiera ido por la borda, ja.
    Saludos.

    ResponderEliminar