Un tranquilo lugar de Pruebas

martes, 29 de noviembre de 2011

La ciudad de las damas


Portada

Contraportada

"
- Levántate y habla Cristina.


Cristina abre pesarosamente los párpados y la mortaja de temible oscuridad que se cierne sobre ella se aparta velozmente para dar paso a una claridad cegadora. Una refulgente luz se bate ante sus ojos, pero nada más fijarse, la luz gana forma corpórea, hasta adquirir el cuerpo de una exquisita dama. Pero por más que se fija no puede observar la faz del cuerpo presente, una luminosa nube blanca cubre ese rostro como las nubes cubren los picos de las más altas cumbres.


- No morí acaso... - comenta sin hálito de asombro Cristina - ¿ quien sois vos mi señora ? ¿ acaso sois mi dueña la muerte que volvéis a reclamarme ?


-  Soy Eternidad Cristina. Quiero hablar con vos si me lo permitís.


- Soy vuestra dueña mi querida señora, podéis platicar conmigo tanto como mi razón pueda no cansaros y mi lengua resista sin temblar ante vuestra magnánima presencia. Pero podréis antes dejarme hacer a bien una pregunta. ¿ Os envía Dios ?


- Yo estoy por encima de los dioses Cristina. No existe deidad alguna que se encuentre por encima de mi. Pues yo y solo yo reparto pingües beneficios a algunos durante mucho tiempo y a otros les cobro sus temidas deudas retirándoles mis favores y relegándoles al olvido. No Cristina, no vengo a hablar de deidades. He venido porque ya largo tiempo tengo olvidada tu memoria; examinando mis libros caí en la fatal desgracia de no haberte tratado con la debida solemnidad.


Estas palabras turban el ánimo de Cristina. "¿No existe Dios?" 
Pero a la par un resquicio de esa verdad se cuela por la puerta trasera de su entendimiento, deslumbrando y revelando algo escondido en la razón de Cristina.

- No soy merecedora de tan grato trato mi señora. ¿ Que hice yo para merecer tan desmesurado favor ?



- Tus obras te elevaron Cristina. Construiste una ciudad muy alta, de grandes murallas y solidas paredes. De bonitas calles y hermosos edificios. En ellas se albergaron grandes mujeres, de gran talla, nobleza y prestancia. Tu ciudad creció y se pobló con las más bellas mujeres que haya conocido jamas Naturaleza y Humanidad. Pero ahora es tiempo de derruir las murallas y expandir esa ciudad que tan justamente fundaste. Mucho han cambiado hombres y mujeres, en esta tu larga ausencia, Cristina. En muchos estados y gobiernos rigen ahora singulares mujeres, y aunque no en todos ellos Igualdad y Justicia han podido imponerse, ya que Crueldad siempre se alía con los hombres, cierto es que en muchos poblados, plazas y villas hallan consuelo mujeres poseyendo igualdad de derechos y oportunidades que sus semejantes masculinos. Trabajos como el tuyo no han dejado de ser faros de radiante humanidad y justicia para todas ellas.


- Son muy gratas palabras de escuchar mi señora. Pero me abrumáis, no es mi fama merecida ni mi pluma tan importante. No merezco vuestros honores. No soy nadie señora.


- Cierto es que nadie es nadie Cristina. Pues ni yo misma sobreviviré al final de los tiempos. Más te contaré un secreto Cristina que espero tomes a bien. Ninguna de las dos existimos.


- ¿ Y como es eso posible mi señora ? ¿ Como habláis acaso con tanto orden y raciocinio ? ¿ Quien puede si no vos misma guiaros en esta elocuencia tan sublime y con palabras tan cálidas ?


- Una persona que gracias a la magia de la palabra escrita responde por nosotras dos Cristina.


- ¿ Y quien es esa dama mi señora que con tanto deleite me honra ?


- No es una dama Cristina. Es un hombre.


- Ahora veo que mi obra no cayó en saco roto. Gracias mi querida dama Eternidad por este inesperado regalo; y bienaventurados los ángeles por dejarme escuchar estas postreras palabras.


Y tu que las disfrutes Cristina de Pizán... 
(SBP)
"

Cristina de Pizán,  será para algunas personas la primera feminista, más yo creo que esas palabras solo la sitúan a un lado de la ecuación.

Cristina fue una persona muy adelantada a su tiempo, una mujer que poseía un talento natural que la adelantó a su época y que superó las barreras de mentes retrógradas... de entonces... y de ahora.

No creo que Cristina fuera feminista a ultranza, ella solo buscaba la igualdad para sus congéneres de mismo sexo. En otras palabras no creo que ella pensará que se es mejor por ser "mujer" o "hombre", sino por ser mejor "persona". Al fin y al cabo, "machismo" y "feminismo exacerbado" son dos puntos contrapuestos de la misma línea.

Después de leer su excelente "La ciudad de las damas" te das cuenta de la absurda, estúpida e ignorante persecución por parte del genero masculino a lo largo de los siglos hacia el género femenino.

El libro es denso, pero el comienzo es asombroso hasta la página 50 (aprox).
Solo ensombrecido por esa aparente muestra de creencia casi supersticiosa de la religión que de entonces se tenía.

Sin embargo, bien podríamos pensar que Cristina solo piensa "religiosamente" para salvarse de la quema de "brujas" y de utilizar justamente los ideales de Cristo (amor, paz, igualdad) contra sus detractores, especialmente curas.

Eso no lo sabremos nunca...

En todo caso, sus razonamientos siguen siendo válidos a día de hoy, y por supuesto totalmente actuales.

Es realmente un gustazo para ojos y mente leer a una persona que vivió hace 600 años y descubrir que no somos tan diferentes.

Requiescat in pace Cristina.


Desde esta línea en adelante esta entrada contiene avances (spoilers) de la trama.


"Llegué a la conclusión de que al crear Dios a la mujer había creado a un ser abyecto."

Arranca el libro hablando Cristina sobre su revisión sobre ciertos tratados (machistas) donde la autora se encuentra confundida por la docta opinión y veracidad de autores reconocidos que arremeten contra las faltas del género femenino.

Mi paráfrasis: Cristina no esta confundida (;-> obviamente), pero para no resultar pedante, recurre a tres figuras: tres damas, tres señoras, tres "ángeles".

Esas tres figuras (que son Cristina) son: Razón, Derechura y Justicia.

"El más grande es aquel o aquella que más méritos tiene. La superioridad o inferioridad de la gente no reside en su cuerpo, atendiendo a su sexo, sino en la perfección de sus hábitos y cualidades."

Y es a partir de este momento que Cristina se nos gana. No es el cuerpo (sexo) sino las cualidades quien determina la valía de una persona (mujer u hombre).


"Si la costumbre fuera mandar a las niñas a la escuela y enseñarles las ciencias con método, como se hace con los niños, aprenderían y entenderían las dificultades y sutilezas de todas las artes y ciencias tan bien como ellos."

Y con esta frase Cristina realiza un salto de 500 años, adelantándose a la moderna pedagogía. Hoy damos por simple locura pensar en desmentir esta frase... pero en los tiempos de Cristina era un hecho que las mujeres no estudiaran.
¡ Que lastima da pensar cuantas filósofas, artistas, pensadoras, científicas ... se ha perdido la humanidad !


"Pánfila, que invento la cosecha del gusano de seda y demás técnicas para fabricar tejidos."

Como anécdota este nombre: "pánfila" , acabó derivando en insulto... ¿ otra de las inconscientes y sutiles maldades masculinas ?

"Ese monumento era tan extraordinario que llegó a considerarse una de las siete maravillas del mundo y por el nombre del rey Mausolo lo llamaron Mausoleo, al sepulcro más suntuoso jamás construido por una mujer a su querido esposo difunto."

Otro origen etimológico, es curiosa esa concepción medieval de asociar la etimología de las palabras a hechos o personas.

"Así que no faltan ejemplos de calamidades que se han abatido sobre hombres que desoyeron consejos de sus prudentes mujeres, pero a quien rechaza un buen consejo no hay que compadecerle cuando se enfrenta a la desgracia."

Los buenos consejos hay que escucharlos vengan de donde vengan.
Recordemos a Héctor de Troya: No salgas a luchar esposo mio!!

"Ahora hablemos de los papas y hombres de la Iglesia, que tendrían que alcanzar mayor perfección que el resto de los mortales. Durante los primeros tiempos de la Iglesia sí llegaron a la santidad, pero desde que Constantino dotó a la Iglesia con riquezas y fuertes ingresos, lo que queda de santidad... ¿ Qué voy a decirte? No tienes más que ir a los libros de Historia."

Y yo que os comentaba que hablaba religiosamente, ahora resulta que infunde una dura crítica contra la casta religiosa de la época.

- ¿ Que os voy a contar ? ;-?

"Hay muchas cosas que se aceptan durante largo tiempo, hasta que un día se acaban debatiendo y rechazando."

No solo crítica la tontería humana de la nociva costumbre del costumbrismo, sino que le da un rapapolvos al "sentido común", porque este sentido no existe, ya que es el menos común de los sentidos. En la edad media el sentido común dictaba que la mujer debía quedarse en casa y no inmiscuirse en cuestiones de estado... ¿ Se ve igual hoy en día ? Ergo, el sentido común esta sobrevalorado. Y lo que es de ley varía de época en época, solo pervive la bondad humana, deberíamos hacer más casos de nuestro corazón.
Como dijeron en K-Pax, excelente película interpretada por Kevin Spacey : "Toda criatura viviente del universo distingue lo que es bueno de lo que es malo."

Mas adelante Cristina nombra una curiosa historia, solo la menciono sin entrar en detalles, la historia de "Píramo y Tisbe", que por extensa no trataremos aquí, pero es curioso ver la similitud con un relato famoso y conocido por todos: Romeo y Julieta.

Con lo que llego a la conclusión de que nada es inventado, todo esta construido sobre historias que retroceden a la noche de los tiempos...

"Donde varios se junten en mi nombre, allí estaré yo."

Y entonces nos percatamos que no hubieran hecho falta construir tantas iglesias... porque Dios estaría donde se pensara en el. La materialidad humana destroza los buenos ideales.

"Cuando los hombres sean perfectos, las mujeres también lo serán."

Con esta retórica de espejos a la que nos tiene acostumbrados Cristina, nos demuestra que las mujeres no merecen estar por encima ni por debajo de los hombres, si no que merecen situarse al lado.

Tenemos una muestra de lo que una editora americana comentó acerca de Cristina de Pizán : Ella determino el "feminismo bien temperado."

Aquello que es dicho con el corazón no merece ser tildado de partidario.
Yo no lo llamaría feminismo... lo llamaría sensatez.


Un abrazo a tod@s y tod@s. ^_^


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.

*NOTA*:
Esta entrada esta dedicada a "Nerea", una de las poquísimas personas que he conocido que ha leído más cantidad de libros que yo.
Con ello no quiero decir que yo lea mucho, si no más bien que he conocido pocas personas. ;_D
Un abrazo Nerea.

2 comentarios :

  1. Una gran reseña, me alegra conocer tu blog.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Susana por pasarte por este sitio.

    Una gran página www.librosyliteratura.com que desde aqui recomiendo, hicistes una gran reseña de la ciudad de las damas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar