Un tranquilo lugar de Pruebas

viernes, 26 de diciembre de 2014

Es imposible: Entropía en el rigor científico


—Lo logramos doctor Falkstein —El que habla emocionado es el asiático Doctor Wung, enfrente suyo su colega y amigo el Doctor Falkstein

—Así es, estimado colega. Mañana haremos público el descubrimiento de la primera máquina de movimiento perpetuo creada por la humanidad. La Falkswung hará historia y eliminará los problemas energéticos de la humanidad.

—Llevamos tanto tiempo, pero —duda el Doctor Wung—, ¿cómo piensa encarar la presentación? Aún existen muchos... —El doctor Wung se aclara la voz, como si la siguiente palabra a pronunciar le causara un tremendo pavor— seguidores a ultranza de las leyes de la termodinámica.

—Momias desfasadas de su tiempo —chilla enervado el Doctor Falkstein mientras el notablemente asustado Doctor Wung se aclara la voz.

—Pero ya sabe lo peligrosos y obtusos que pueden llegar a ser —afirma el Doctor Wung que comienza a recordar alguna experiencia negativa— .Hace dos años, cuando presentamos nuestra tesis del movimiento perpetuo por primera vez, quemaron la pizarra donde expusimos nuestras teorías. ¿No recuerda que nos salvamos gracias a que la policía del campus andaba cerca?

—Asústese usted estimado colega. No le pienso tener miedo a unos retrógrados anclados en el creacionismo científico. La ciencia avanza, se descubren nuevos materiales y nuevos enfoques. Las Nuevas Leyes de la Microdinámica amplían gravemente las simples leyes de la termodinámica convencional. ¿No descubrimos hace diez años un nuevo material en Marte? ¿No llevamos investigando con él aplicandole fuerzas nucleares débiles y criogenización a este nuevo material que incumple todos los principios de entropía establecidos hasta la fecha? —El carraspeo furioso del Doctor Falkstein intranquiliza aún más a su colega. Al darse cuenta de ello, el Doctor Falksteins recupera su tono tranquilizador— .Por favor, estimado colega Wung, relájese un momento y permítame mostrarle un extracto de la lectura que haremos mañana ante el mundo.

El nervioso Doctor Wung se reclina en su silla y mira con apenada intranquilidad.
Los ojos del Doctor Falkstein brillan mientras extrae de su bata blanca una carta de apenas dos folios. Con una clara demostración de pasión comienza a leer:


Estimadas Damas y Caballeros,

Yo soy el Doctor Falkstein. A mi lado se encuentra mi inestimable colega el Doctor Wung.

Nuestra experiencia común es que ningún científico debería lanzarse a la praxis de la siguiente frase: "Es imposible".

Un análisis detallado de la historia de la ciencia nos acercaría a esos "imposibles" más veces de las que nos gustaría dando lugar a auténticos equívocos por la utilización tan prematura de dicha frase.
En el siglo XIX Lord Kelvin postuló el cero absoluto y muchas teorías que la humanidad agradece enormemente, sin embargo, también dispensó uno de los fiascos más grandes en ciencia al afirmar categóricamente que ningún material más pesado que el aire podría remontar el vuelo. Entrado el siglo XX la fallida predicción de Lord Kelvin ya no se sustentaba por ningún lado. Más tarde, desmentida esa tontería de la imposibilidad imposible, se demostró la posibilidad de hacer volar los materiales más pesados que el aire con técnicas alternativas, tales como propulsión, aceleración y dinámica.

En un símil con el principio de incertidumbre de nuestro colega en el tiempo, el físico Werner Heisenberg, el mero hecho de examinar la historia científica y revisar sus leyes más básicas y elementales, no nos permite garantizar su sostenibilidad invariable a lo largo del devenir del tiempo.
Es por ello, que el Doctor Wung y yo, hemos triunfado donde otros nos tildaban de locos.
Isaac Asimov hubiera estado de acuerdo con Arthur Clarke y con nosotros: "Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

El mismísimo Albert Einstein ya erró el camino vilipendiando su constante cosmológica. Creándola en una primera fase para negarla después. Su mayor fiasco, pues a todas luces, esa sería su más firme propuesta en aras de la ciencia. Pero Einstein se dio cuenta de una gran verdad, que una personalidad científica no puede vivir únicamente de conocimiento. No, Damas y Caballeros, hace falta algo más en la ecuación. El Doctor Wung y yo hemos hecho nuestra una frase de este gran genio que resume a la perfección lo que pensamos: 

"La imaginación es más importante que el conocimiento" 

Con todo este simposio, el Doctor Wung y yo no hemos querido vanagloriarnos de los errores de nuestros colegas de antaño. Estas han sido simples muestras de que la ciencia no es Dios. Nunca lo ha sido y nunca lo será. El establecimiento del conocimiento científico actual está anclado al tiempo presente. Por lo tanto se encuentra anclado a unas premisas y a unos datos que el mismo paso del tiempo se esforzará por negar. El conocimiento esta vivo, evoluciona, como ya nos lo ha confirmado la historia de la ciencia. Por eso es fácil de encontrase errado si uno no amplia las miras de su visión científica. Este camino nos ha enseñado a valorar la espistemología.

El movimiento perpetuo era una de esas imposibilidades físicas hasta hace apenas 200 años. Pero cualquier estudiante de física actual, que aplica y comprende las nuevas leyes, puede parecerle cosa de risa los enunciados totalitaristas y anclados del pasado de ciertos científicos.

Al igual que Karl Popper, el Doctor Wung y yo, afirmamos que no existen puntos de partida incuestionables, la ciencia debe cuestionarlo todo. Y por ello, la evidencia científica debería ser cauta y pronosticar de manera cautelosa sus enunciados, así pues una frase del estilo "Con el conocimiento actual eso no es posible" sería preferible a "Es imposible". 

Las imposibilidades del pasado son los logros del futuro.


Firmado Doctor Falkstein y Doctor Wung con el motivo de la presentación de la Falkswung.




entropía.
(Del gr. ἐντροπία, vuelta, usado en varios sentidos figurados).
1. f. Fís. Magnitud termodinámica que mide la parte no utilizable de la energía contenida en un sistema.
2. f. Fís. Medida del desorden de un sistema. Una masa de una sustancia con sus moléculas regularmente ordenadas, formando un cristal, tiene entropía mucho menor que la misma sustancia en forma de gas con sus moléculas libres y en pleno desorden.


Ley 0 de la Termodinámica.
También conocida como el principio de conservación de energía.

Se expresa de la siguiente manera: si un sistema A está en equilibrio térmico con un sistema B, y éste sistema B está en equilibrio térmico con otro sistema C, entonces los sistemas A y C están en equilibrio térmico.

Ley 1ª de la termodinámica.
En síntesis, es el principio de conservación de la energía: La energía ni se crea ni se destruye.

Ley 2º de la termodinámica.
Postula, en líneas generales, que las diferencias entre un sistema y sus alrededores tienden a igualarse.

Es decir, las diferencias de presión, densidad y particularmente, las diferencias de temperatura tienden a igualarse con sus alrededores. Esta segunda ley también indica, en su definición de Clausius, que es imposible que un sistema a menor temperatura transmita este a otro sistema con mayor temperatura.


*NOTA*:
Este escrito está dedicado a Joseph Louis Pescu, un gran científico y por encima de todo un gran amigo. Defensor a ultranza de las leyes actuales de la termodinámica y por ello un esclavo de su tiempo, un esclavo como lo somos todos, pues nadie escapa a sus propias ataduras. Con cariño. ^_^


  
Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

10 comentarios :

  1. Volvere a leerlo más tarde ahora no me a aportado nada :s Aunque ya sabes que me encantan tus escritos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja una fria gota de sudor recorria su mejilla. esto es demasiado metafísico , ¿verdad? ,->

      Eliminar
  2. Me ha encantado: Un ingenioso y simpático relato sobre el fundamentalismo más importante pero menos visible del siglo XXI, el fundamentalismo científico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Shilmulo,
      ¡Fundamentalismo científico! No podía resumirse de mejor manera.
      Eso , o el obcecamiento de algunas personas por solo querer ver lo que tienen delante. ^^
      Me has superado Shilmulo.
      Un abrazo Shilmulo, rey de los murciélagos del oeste.

      Eliminar
  3. Impresionante escrito. No fue solo leer un relato, fue leer como estar en una clase magistral de ciencia.
    Aplaudo tu talento, UTLA. Jamás podrá escribir algo de tanta complejidad.
    Saludos y que tengas un feliz año nuevo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Raul,
      Tampoco será para tanto. Posiblemente muchos científicos tendrían que decir algo al aporte científico del escrito. Sin embargo lo que realmente pretendo plantear es el obcecamiento en cualquier planteamiento (de peronas cientificas o no). La mente siempre tiene que estar preparada para plantear nuevas formas de solucionar los problemas.
      Alguien que es capaz de fusionar el antiguo oeste con hp lovecraft, es capaz de mucho más que esto compañero. ;->
      Igualmente Raul, igualmente!!!
      Un abrazo bruto escritor.

      Eliminar
  4. No lo he llegado a entender todavia del todo pero me a gustado bastante una segunda lectura estuvo bien. "La imaginación es más importante que el conocimiento"
    Y la famosa frse de los escritores de ciencia ficción "Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Muy bueno


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Javier,

      Con que te haya gustado es suficiente. Tampoco hay mucho que entender.

      Esas dos frases siempre me han encandilado, ¿porque las cosas son como son? ¿porque no podemos imaginarnos diferentes formas para solucionar los viejos problemas conocidos?
      ¿Hay algo imposible? Curiosas preguntas, las que deberias hacerse
      cualquier persona, muchos más un científico.

      Un abrazo muy gvrande Hikari javier y gracias por pasar por aquí. ^^

      Eliminar
  5. Buen relato!! Seguro que el dr.joseph lois estará encantado con tu mención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Amalasunta, usted conoce bien a las personas. ^^
      Me gustaría mucho que así fuera y que al Dr. Joseph Louis le encantara, pero mucho me temo que él es un defensor a ultranza de las actuales leyes de la termodinámica. >-< jajaja
      Un abrazo estimada Amalasunta Regna, princesa de las hadas de bosquevilla y Madre del heredero único.

      Eliminar