Un tranquilo lugar de aquiescencia

lunes, 6 de julio de 2015

La Gran Teoría Unificadora: La Teoría de Ovillos.


—Hola, soy John McLure. Bienvenidos al programa de esta noche «Mucha ciencia al cuadrado», el programa científico más concurrido de la historia.

Unas grandiosas letras 4D flotan alrededor del presentador formando la formula "E = m x c2" sobre impresas en el título "Mucha Ciencia al Cuadrado", las letras desaparecen en una espectacular implosión.

—Damas. Caballeros. Droides y otros seres con AI de nivel 99, bienvenidos a este interesante capítulo de hoy al cual hemos titulado: «La Gran Teoría Unificadora de Ovillos». Todos conocemos la supuesta frase que enunció Einstein: "Dios no juega a los dados". Sin embargo, ¿poseía otras aficiones? Por ejemplo, ¿le gustaba coser?

Justo en ese momento se escuchan risas enlatadas 4D en off.

—En el programa de hoy vamos a tratar la noticia que ya todos conocen pero que solo unos pocos comprenden. Un milagro para algunos y una farsa para otros. Estoy hablando por supuesto de la gran teoría científica que han postulado los más avezados científicos del internacional instituto de Mekong, actual sustituto del exiguo CERN, que con su ultimo acelerador de hadrones *cof* *cof* —tos forzada— made in china; si me permiten la broma han afirmado la teoría científica más importante desde que la manzana cayera del árbol y un moratón se le formará al señor Newton en su cabezota.

John realiza una breve pausa.

—Hablamos de ... «La gran teoría unificadora de ovillos».

Una ahogada ovación enlatada se difunde en un sonoro 4D.

—Hace mucho mucho mucho tiempo, en una galaxia no tan lejana —En esta ocasión las risas enlatadas se mezclan con una conocida melodía de un clásico del antiguo cine 3D—, los científicos se volvían locos en su afán unificador; pues cuanto más avanzado era su conocimiento, más elevadas eran también las incógnitas. Cada conjunto de nueva materia poseía sus propias reglas, leyes, propiedades y formulas. Era como si toda la física se descompusiera en pequeños pedazos de conocimiento diseminados, trozos que crecían de manera proporcional a nuestro afán imperecedero de obtener respuestas. Con este panorama desolador, a finales del siglo XX, comenzó una encarnizada lucha academicista entre los partidarios de encontrar una teoría unificadora y sus detractores.

Las luces 4D sobrevuelan sobre la cabeza de John, quien mira con estudiado asombro la aparición.

—Hicieron falta 22 siglos para comprender la unificación total, fuerzas electromagnéticas, física nuclear fuerte y débil, etcétera. etcétera... Hace años todas estas asignaturas básicas eran algo terriblemente complejo. Lo mismo sucede hoy con las gran teoría unificadora de ovillos, por eso, hoy tenemos en holoconferencia al Doctor Chin Wuan Tu, uno de los físicos más respetados del Instituto Mekong.

—Doctor Wuan, buenas noches, o debería decir buenos días por la diferencia horaria.

—Buenos días ser correcto Mr. McLure —replica cortesmente el Doctor Wuan acompañando su frase con una risa nerviosa.

—Por favor Doctor Wuan, toda esta teoría suena muy sencilla, tal y como fabulaba el entrañable gato de Schorindger. ¿ Cómo se les ocurrió la gran teoría unificadora?, ¿Por qué un Ovillo ?

Se crea una breve pausa. John mantiene la expresión, mientras la figura holográfica del doctor Wuan extrae cuidadosamente algo de detrás suyo, es una caja de cartón llena de pequeñas cuerdas marineras de apenas 10 centímetros de longitud.

—Científicos de siglo XX escribieron acerca de teoría de cuerdas. Eso ser pequeña piedra roseta científica. Pero no pudieron ir más allá.

El doctor Wuan se sienta en el suelo y extrae una a una las pequeñas cuerdas contenidas en la caja de cartón, mientras con voz más sosegada, continua su soliloquio.

—Cuerdas por si solas no unifican nada. Con nuevo Colisionador de Mekong, nuevos datos, más variables, tampoco obtuvimos gran cosa, verdad sea dicha. Bosones de Chiggs, Gatillazo de Ponc y Antimateria oscura, todo ello aportaba más conocimiento pero nos alejaba más aún de gran teoría unificadora.

Un teatral silencio apenas amortiguado por un leve sonido de viento 4D inunda la proyección holográfica, mientras las manos del Doctor Wuan, extrañamente difuminadas por la cámara 4D, siguen jugueteando con las cuerdas marineras de la caja de cartón.

—...entonces un buen día , estimada abuela Wuan nos visitó, ella traer caja de madera con rollitos y arroz frito. Ella ser mujer cariñosa. Todo doctor presente en sala se sentó y comenzamos a comer banquete de estimada abuela Wuan. Científicos comemos, dormimos y estudiamos en misma habitación, así no perdemos tiempo. Mientras comíamos como chinos —El doctor Wuan se permite una pequeña risa— abuela Wuan se quedó mirando gran pantalla computerizada de modelo virtual matemático que simulaba totalidad de cuerdas de universo.

—Perdone la interrupción estimado Doctor Wuan, ¿no querrá decir acaso que su abuela...?

—Así es Mr. McLure. Abuela Wuan dar con solución. Miró pantalla y lanzo fuerte suspiro. Se sentó en silla apartada y bajo cabeza solemne para no molestar nuestra comida. En ese momento extrajo de su hatillo enorme cantidad de hilos de costura y comenzó a anudarlos, hilo tras otro, un nudo con el extremo del
nudo anterior. Hasta que finalmente, todos formaron gran madeja o un gran ovillo. Toda esta acción no paso desapercibida por nosotros. Enseguida, Doctor Morris, Doctor finlandés de piel negra exclamó, "Claro. Todos los hilos están conectados entre sí...". El Doctor Zalumbra Tamasinsa, de inminente universidad sudafricana de Coconaga continuó frase de nuestro colega "...formando así todas las cuerdas una gran y única madeja."

—Increíble... —Espeta solemne el presentador John McLure.

—No resultar extraño Mr. McLure. Grandes descubrimientos siempre contar con pequeñas anécdotas sin aparente importancia. Manzana de Newton y gravedad. Fallo de conservación causa penicilina. Aburrimiento de Einstein en oficina de patentes causa relatividad temporal.

En ese momento las manos holografiadas del Doctor. Wuan se mueven rápidamente y la cámara 4D enseña un ovillo de cuerdas marineras, mientras continua hablando, las febriles manos del Doctor Wuan construían un ovillo con todas las cuerdas. Los aplausos 4D resuenan por todas las bandas de frecuencia, transmitiendo por el cuarto canal "empático" admiración y sorpresa, los aplausos van en aumento.

—¡Qué extraño es todo Doctor Wuan! —apenas se oye al asombrado presentador John McLure con tantos aplausos.

—No ser extraño Mr. McLure pues como demuestra Gran Teoría Unificadora de Ovillos. Todo estar conectado a gran madeja cósmica de cuerdas. Todos somos parte del ovillo.

Los aplausos se apagan bruscamente sin fundido a negro. La cámara holográfica se centra teatralmente en los ojos del Doctor Wuan y finalmente baja en dirección a sus manos, mostrando la gran madeja de ovillos.


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

6 comentarios :

  1. Me ha encantado el relato. Felicidades!! Cómo me gustan tus escritos. Interesante lo del ovillo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aiya Eowyn,
      A mi me gusta que te gusten. ^^
      Todos formamos parte del ovillo. jajaja
      Namarië Eowyn, Tenna rato.

      Eliminar
  2. ¿Cómo te quedó el ojo, Stephen Hawking? Esta es la teoría del todo, y la escribió UTLA.
    Inteligentísimo relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Raúl,
      Stephen un gran científico de nuestro tiempo, a el se debe parte de este relato. ^^
      Gracias por tus siempre amables palabras.
      Un abrazo bruto escritor.

      Eliminar
  3. Espléndido relato amigo. Lo del finlandes negro no me ha pasado desapercibido. Jeje. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Jesús G.L.
      jajaja En el futuro no será tan de extrañar, pero me alegro que notarás estos pequeños "gazapos" de un futuro prometedor en biodiversidad y armonía.
      Me alegro que te gustará. ^^
      Un abrazo muy grande Jesús.

      Eliminar