Un tranquilo lugar de aquiescencia

jueves, 23 de julio de 2015

La calientapollos



«Retorcer insultos es el aliciente de los habitantes del planeta Fango».

NUTLA



Hay un oficio mal visto entre los habitantes del planeta Fango.

—Que rica se ve Marta.

José Carlos observa encandilado una lejana construcción, un pequeño puesto de ladrillos mal construido, apenas tres paredes con un techo, la pared frontal no existe y su precariedad estructural es evidente. Anexa a la construcción una chimenea humeante anuncia un incesante trabajo, y en el interior una chica de piel morena y pelo oscuro remueve afanosa un gran caldero con agua hirviendo en su interior.

—Es una «calientapollos» —contesta Fernando con su habitual cara agria— .El otro día le llevé una gallina, le retorció el pescuezo con frialdad, la desplumó sin cariño y la tiró a la olla.

José Carlos, de vuelta a casa, piensa apenado en las palabras de su amigo Fernando. Es una lástima, recapacita, que el oficio de Verónica esté tan mal visto entre la gente de Fango. Aun así, él no puede evitar dejar de sentir lo que siente.

Al día siguiente José Carlos se presenta con una gallina delante del puesto de Verónica.

—Hola —saluda con una sonrisa en la cara.

—Serán 7 «rólares» —responde fríamente Verónica mientras dirige su vista al animal que se mueve nervioso en la mano de José Carlos.

—Claro, pero ... —duda al responder— .¿Podrías preparármela con cariño?

Verónica le dirige una mirada de indignada estupefacción.

—Mato decenas de gallinas al día, observo sus ojitos indefensos y segundos después les retuerzo el cuello. ¿Y tú pretendes que realice tamaña aberración con una sonrisa en la cara?

José Carlos le entrega avergonzado 7 monedas. Verónica le arranca la gallina de las manos, le retuerce el cuello, es tan rápida que el animal no siente nada, la despluma metódicamente con la resolución de quien está acostumbrado a ello, y acto seguido deposita el cuerpo inerte en la gran olla de cocción. Pasados quince minutos Verónica agarra unas pinzas y extrae el cuerpo de la gallina aun humeante del interior de la olla, con frialdad la entrega a José Carlos que la deposita en su tarro de pollos.

Al llegar a casa José Carlos recapacita.

«Es cierto. Es una calientapollos».

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

9 comentarios :

  1. Con qué facilidad calificamos cuando nos vemos ignorados por una mujer, sea en el planeta que sea.
    «La indiferencia las hará libres», declaran en Fango las agrupacines feministas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Raúl,
      La descalificación nace en muchas ocasiones de la injuria o del desplante.
      Que gran sinopsis, "La indiferencia las hará libres", me encanta, por desgracia Fango es un planeta muy gris.
      Un abrazo muy grande "bruto" escritor. ^^

      Eliminar
  2. Ahora estoy trabajando de jardinera y la expresión "hacerlo con cariño" se usa como si fuera de verdad algo técnico.

    Si no se pasan las plantas de un recipiente a otro "con cariño" te las cargas y ya está mal hecho.

    Podría decirse "con cuidado", pero no es lo mismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Doctora,
      Realmente existe ese término en multitud de profesiones "hazlo con cariño", al parecer no depende de los otros seres vivos (plantas, a´rboles, animales) o enseres (computadoras, televisiones, coches) el que la acción finalice bien, si no la intencionalidad inicial con la que "uno" la desarrolle.
      El cariño, una parte del amor, esta siempre presente en todo lo que hacemos bien.
      No, el cuidado no es lo mismo, se puede realizar una acción con cuidado pero sin cariño, no es lo mismo. ^^
      Un abrazo muy grande Doctora y hasta la próxima visita.

      Eliminar
  3. Es que hay oficios poco dados a la poesía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Maestro Cahiers,
      Yo creo que de todo se puede extraer poesía. Lo que sucede en Fango es que la gente suele reotrce los insultos y a las personas, y entancarse en esa charca de planeta que han construido, una verdade lastima lo que ha traido hoy aquí mi hermano. El trsite y descolorido planeta Fango.
      Un abrazo muy grande Pepe.

      Eliminar
  4. Muy bueno. Creo que tendré que publicar una entrada con la receta "Gallina a la Calientapollos".
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Mr. Borgo,
      Jajaja Si haces eso coméntamelo compañero, que te hago un link con dedicatoria sólo por poner "Gallina a la Calientapollos". ^^
      Un abrazo muy grande Miquel.

      Eliminar
  5. Que triste que Fernando no haya podido ver "el cariño" con el que Marta hace su trabajo. Creo que Jose Carlos si lo vio, aunque fugazmente. no estoy segura si llego a comprender la compasion de esa calientapollos al evitar un sufrimiento innecesario a la pobre gallina, ni que su presumible indiferencia no es mas que una coraza para protejerla de la tristeza que conlleva estar segando vidas continuamente a esos indefensos animales. un trabajo duro, el de calientapollos, y por lo visto poco agradecido. Para mi es toda una heroina, animo Marta!

    ResponderEliminar