Un tranquilo lugar de Pruebas

domingo, 1 de noviembre de 2015

«Viking 1». Orbi & Lan. (6 de 6)


—Mi querida Orbi, veo la estela de tu humo alzarse al cielo, en breve me reuniré contigo para siempre.



*Epílogo*:

En diciembre de 2006 una nueva sonda enviada a Marte, la «Mars Reconnaisaance Orbiter», fotografió los restos del «Viking Lander 1». Extrañamente el vehículo terrestre reposaba a 6 kilómetros de la ubicación original donde se le esperaba. De la composición química detectada en Marte y a raíz de las fotografías, se concluyó que la fuerte concentración de Perclorato había dañado gravemente la circuitería interna del vehículo, dejando este de funcionar años atrás.

Lo que nadie pudo comprobar fue el curioso cráter de dos metros donde descansaba el vehículo terrestre, y mucho menos, nadie pudo imaginarse el contenido debajo de él. Una pequeña pieza de la sonda orbital, apenas una chapa del «Viking Orbiter 1», reposaba debajo de su caparazón de hierros oxidados.

Orbi y Lan permanecerán juntos en la superficie Marciana hasta que alguna misión futura decida retirar los restos de estos dos héroes espaciales.

La misión «Viking 1» fue un éxito gracias al autosacrificio de dos seres mecánicos.

En los albores del siglo XXI, la humanidad aún no estaba lo suficientemente evolucionada en la empatía tecnológica para comprender cuanto debían a sus inestimables mecanos.


_ _ _ ___ FIN __ _ _ _



Anotaciones acerca de la misión «Viking 1»:


Por motivos estéticos y románticos se ha implementado movilidad al "Viking Lander 1", esto no era así en la realidad. El "Viking Lander 1" era un vehículo estático, aunque posteriores misiones si añadieron esa posibilidad en algunos vehículos.


La sonda "Viking Orbiter 1" aún permanece alrededor de la órbita marciana, y si nada lo impide la fuerza gravitacional comenzará a incidir sobre ella de manera crítica a partir de 2019, con lo que la probabilidad de impacto en el suelo marciano aumentará hasta que se produzca la fatal colisión.


Posibles ubicaciones del "Viking Lander 1", el escudo térmico y el paracaídas.

La nave, que tiene un diámetro aproximado de 3 metros, ha sido localizada con precisión en esta imagen orbital del HiRISE, así como las posibles ubicaciones del escudo térmico, el escudo posterior y el paracaídas conectado a éste.

Quizás, algún día, vayamos nosotros.


«Dedico este relato a todos esos héroes anónimos mal llamados "máquinas sin alma".
Por que han ofrecido su existencia desinteresada en aras del conocimiento y de la humanidad.
Mi más sentido agradecimiento.»



Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

3 comentarios :

  1. A mi me hace mucha gracia cada año sale una maquina mas evolucionada te imaginas que pensaran los marcianos del futuro osea nosotros cuando se encuentren con estas viejas maquinas.

    ResponderEliminar
  2. Saludemos a estos mártires de la ciencia.
    Seguro que murieron abrazados y al intentar separarlos se convirtieron en polvo sideral, como Quasimodo y Esmeralda. Bonita historia de amor interestelar.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
  3. Lograste conmoverme con esta historia. Es hermosa. Siempre destaca tu ingenio a la hora de contar un cuento. Un trabajo notable.
    Saludos.

    ResponderEliminar