Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 20 de diciembre de 2015

Un pequeño lugar llamado Arreit


En el cosmos, existe un pequeño planeta llamado «Arreit» por sus pequeños habitantes.

Los habitantes de «Arreit» son muy parecidos los unos a los otros, entre ellos sólo mudan pequeñas diferencias de pigmentación. Por ejemplo, su color de piel se vuelve ligeramente más blancuzco cuanto más cerca viven de los polos. Tampoco varía mucho su estatura, siendo esta menuda y de tamaño inferior. Esta pequeña deficiencia no les impide ser risueños y hacendosos a los Arreitistas, sino todo lo contrario, pues como dice un antiguo refrán Arreitista:

«En la ostra más pequeña, se esconde la más preciosa joya».

El planeta «Arreit» órbita alrededor de una pequeña estrella denominada «Los» y posee un pequeño satélite de nombre «Anul». El nombre del satélite es un juego de palabras utilizado por los Arreitistas desde tiempos inmemoriales, ya que cuando la órbita de ese cuerpo espacial se interpone entre su planeta y la claridad emitida por «Los», el satélite Anula la claridad que debería llegar al pequeño planeta. De este curioso juego con la Anulación de la luz, proviene de antaño el nombre del satélite.

«Arreit» tarda en completar un ciclo completo alrededor de su estrella 481 días, y cada 66 días se produce el temido período de anulación lumínica de 6 horas.

¿Por qué es temido este período de anulación lumínica?

Antes de la tercera Era, en «Arreit» todos convivían en armonía y felicidad, pero un grupo de temerarios Arreitistas profanaron el velo del secreto cósmico en busca de conocimientos superiores. Sin embargo, y sin ellos desearlo, el pequeño grupo de Arreitistas conjurados invocó a un peligroso ser oscuro, el cuál vino a romper la harmoniosa vida en el planeta.

El malvado «Noicanimoba», así se llama el ser invocado, un ser de consistencia etérea, de múltiples rostros y de capacidad casi omnipresente, el cual se dedica durante el período de oscuridad de 6 horas a causar cuantas maldades imaginables estén en su haber. Por suerte su poder disminuye a medida que lo utiliza.

Los habitantes de «Arreit» viven siempre en intensa desgracia.

Y aprendida la lección, intentan por todos los medios, no traspasar nuevamente el velo del secreto cósmico, pues esto podría traer nuevos horrores. Curiosamente, la única esperanza de erradicar a «Noicanimoba» reside justamente en bordear el velo, pues de esta manera, sin profanar el secreto, esperan captar la atención de la benevolente entidad «Airgela», enemiga declarada del oscuro ser.

Y mientras, los habitantes de «Arreit», sobreviven como pueden.


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

4 comentarios :

  1. Mi querido amigo. Me quedo con las ganas de leer una segunda o tercera parte de tu relato, y poder entender como los ciudadanos de ese bello lugar, vence a la que aquí denominamos abominación, para llegar a lo que sería equivalente a nueatra alegría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo relato y curioso a la vez. Ya sabes lo fascinada que me tienes cuando te leo. Yo también tengo ganas de leer más partes.
    Un abrazo muy grande y espero que todo te esté yendo bien.

    ResponderEliminar
  3. bien una historia sobre el espacio me encanta!!! quiero mas!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho este pequeño lugar. Da para grandes historias, de esas que sabés ofrecernos.
    Saludos.

    ResponderEliminar