Un tranquilo lugar de aquiescencia

lunes, 4 de abril de 2016

Números negativos



«La magia del relato está en los números».
UTLA




Érase una vez un número negativo,

-1 era un número negativo muy solitario. Trabajaba en una gran empresa, Pizarra S.A., dedicada al estudio de problemas algebraicos complejos. Cada día marchaba de casa al trabajo, y cada noche volvía del trabajo a casa, en una serie de pasos conocidos y monótonos.

Un día, en una conferencia sobre cuaterniones, conoció a una 7. Era ella un número entero de bella figura, palo esbelto, sombrero elegante, y le atrajo mucho.

Aprovechando su disposición natural a conjugar con dicho número, pues ambos eran primos, o al menos eso creía él, se le acercó tímidamente pero con decisión.

«¿Sumamos?», le preguntó galante -1 a aquella preciosidad de número.

Ella accedió risueña, sin embargo, mientras sumaban en una pequeña pizarra, -1 comprobó que aquello no resultaría. 7 lo anulaba como número, pues la suma de ambos era excesivamente positiva, y más de 2 son compañía.

Unos nanosegundos más tarde, -1 conoció a un -6.22, él era un número educado y distinguido, por la compañía de sus 2 mayordomos asumió alguna clase de afiliación a los números reales. -6 despidió a sus dos comparsas e invitó a visitar su pantalla de plasma a -1. Aquel lugar estaba repleto de exquisitas demostraciones y suntuosas fórmulas.

«¿Sumamos?», preguntó en aquella ocasión el -6, mostrándose descaradamente natural.

-1 accedió gustoso, pero descubrió contrariado el posible final de tanta suma negativa, un desastroso -7. Aquello lo aturrulló por completo, ya que el resultado le recordó a su desastrosa sumatoria anterior.

«Pues de multiplicar, ¿¡ni hablamos!?», se despidió estúpidamente -6 mientras -1 partía raudo a su casa.

-1 quería una sumatoria satisfactoria, desde pequeño había soñado con ella. Y recordaba alegre, como Papa 1 y Mama -2 le habían cobijado con ternura y amor.

Admiraba a Papa, pues él, aun uniéndose en una sumatoria negativa había superado todas las demostraciones para poder sumar en paz. Así, él estaba decidido a aprender de su Papa y a aceptar aquel hecho, pues algo de positividad debería haber adquirido de su progenitor.

Y apareció un día, sin demostraciones ni formulas previas, otro -1 en su vida, un símbolo de idéntica abstracción.

Se observaron detenidamente la base.

«¿Sumamos?», preguntó nuestro -1 a su homónimo.

«¡Mejor multiplicamos», respondió el homónimo, «que sumar se me da mal!».

Y según postula el refranero matemático: «No hay negativo, que negativo no quite».

Y efectivamente, multiplicar les fue mucho mejor, de la multiplicación salió una bella demostración que culminó en un pequeño 1 positivo.


Esto es verdad y no miento, y como me lo contaron os lo cuento.

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

4 comentarios :

  1. hola! que bello cuento. tiene musicalidad en las palabras. me encanto. tu blog es preciosisimo! te felicito.

    ResponderEliminar
  2. hola! que bello cuento. tiene musicalidad en las palabras. me encanto. tu blog es preciosisimo! te felicito.

    ResponderEliminar
  3. Un relato fresco y original, con un claro mensaje de amor y esperanza. Cómo maquina tu mente estas historias es algo realmente sorprendente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre tienes buenas historias cada dia me sorprendes mas. Un saludo.

    ResponderEliminar