Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 5 de junio de 2016

La música con guitarra no prosperará


—¿Sabe, Mr. Epstein? Tendremos que rechazar a sus chicos.

La voz de Mr. Smith reverbera en la pequeña habitación. La ornamentación de la pequeña oficina ofrece algunos vinilos colgados en las paredes. Situado a la espalda de Mr. Smith, se puede leer en unas gigantescas letras de neón la palabra «Decca Studios». Enfrente suyo, Mr. Epstein está sentado con las piernas cruzadas, esto no le impide agitar nervioso su pierna. Lentamente, baja la pierna izquierda de su rodilla derecha, y con un movimiento felino, se acerca con detenimiento la yema de su dedo índice a la barbilla.

—Entenderá, Mr. Smith, que los chicos llegaron extenuados a la audición. Por el amor de Dios, sí era el día de Año Nuevo.

—Es lamentable, todos estábamos cansados aquel día. Pero verá, Mr. Epstein, personalmente tenía dudas sobre la calidad de sus chicos. Sobre todo, ese batería...

—¿Pete?

—Sí, ese. No me convenció. El único que me gustó fue John.

—La verdad es que la voz de John es única, y las creaciones de Paul son algo increíbles. Mr. Smith, en una hora, mis chicos interpretaron quince canciones, había mucho cansancio, estaban nerviosos —Mr. Epstein relame su reseco labio con la lengua en un segundo fugaz. Su mirada, eterna compañera nerviosa, pasea rápidamente del techo a los ojos de su interlocutor—. Debe comprender todo eso, verá, Mr. Smith, estoy seguro que sí volviera a hablar con su jefe, estoy seguro que Mr. Rowe accedería a darles una segunda oportunidad.

—Si le soy sincero, personalmente nunca me gustará el batería, aunque la música de sus chicos en general es pasable. Aunque si practicaran un poco más podrían tener la calidad necesaria para Decca. Y llegados a este punto, querría hablarle de mi jefe. Mr. Rowe se tomó la molestia de escuchar integra toda la grabación. ¿Y sabe qué me dijo, cara a cara, el gerente de Decca?

—No sé, ¿qué le dijo?

—«No me gusta su música. Además, los grupos de guitarra están anticuados».

Mr. Epstein traga saliva. El pequeño ruido gutural no pasa desapercibido en la pequeña oficina. Con entrenada parsimonia, se levanta de la silla, extiende su mano derecha hacía su interlocutor y sonríe agriamente.

—Comprendo, Mr. Smith, muchas gracias por su tiempo.


*Epílogo*:
El 1 de enero de 1962, Decca Studios, una de las más grandes compañías discográficas de la época, realizó una prueba de audición al grupo musical representado por el señor Brian Epstein.
Sus cuatro chicos: Paul, John, George y Pete, fueron rechazados finalmente por Decca Studios.
A pesar del rechazo, nunca se rindieron, y hoy en día aún podemos disfrutar de todas sus canciones.
El nombre de la banda, que rechazó la discográfica «Decca Studios», era «The Beatles».




Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

1 comentario :

  1. Muy equivocado no estaban con el baterista, ya que después lo rajaron a la mierda.

    ResponderEliminar