Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 10 de diciembre de 2017

SUSURROS DE NUTLA: El morador de los sueños

«No podemos permitirnos ser ingenuos al tratar los sueños. Se originan en un espíritu que no es totalmente humano sino más bien una bocanada de naturaleza»


[1]

1515 - Primavera Amarilla - Abul’ Synov - Primer Manuscriba

Yo, Abul' Synov, primer manuscriba escogido por los sultanes Janybek y Kárey, Dios tenga en su gloria, dejo constancia de los acontecimientos acaecidos en la ciudad de Kazakh.
En la cueva más escarpada al oeste de la ciudad los sultanes han abierto un portal de extraños brillos; de él surgen grandes tentáculos viscosos, colmillos en rostros sin ojos y uñas afiladas como guadañas. Me han prohibido escribir el nombre real del Morador, quien de ahora en adelante recibirá solo ese nombre.

2015 - Mayo - Lub'a Vonys - Doctor Adjunto Universidad Politécnica de Tomsk

Yo, el doctor Lub'a Vonys, voy a tomar nota en mi grabadora de todos los acontecimientos que sucedan en esta singular población.
Dia 3 - 18:00 - Población: Kalachi. Una tercera parte de los habitantes presenta un extremo cuadro clínico de desorden del sueño. Realizo un recuento de población en el archivo del alcalde: viven 257 personas. El médico local me informa de los porcentajes: un 18% se encuentran profundamente dormidos, un 22% presentan desordenes del sueño, 7% insomnio. Es una broma de mal gusto pensar que mi sueño sea estar aquí y desentrañar el misterio de este lugar.


[2]

1515 - Primavera Amarilla - Abul’ Synov - Primer Manuscriba

La negociación se inicia pintando con tiza el sello de Salomón en el suelo. La punta Akhasiana se orienta en dirección al interior. Después ordenan las tripas de la cabra según el orden de la constelación Hydra. Los eunucos remueven constantemente la sangre en los cuencos.
La desgracia se ceba en nosotros, perdemos a Abdel, el primogénito de Janybek. No es un sacrificio, el príncipe pisa en un descuido el exterior del sello; el Morador acecha, una garra repleta de colmillos arrastra al príncipe al interior del portal. Un atroz alarido  es la última palabra de despedida de Abdel. Grande fue su gloria.

2015 - Mayo - Lub'a Vonys - Doctor Adjunto Universidad Politécnica de Tomsk

Dia 4 - 09:00 - Asisto a un par de enfermos. Relato de manera breve el caso más relevante [ver Ref:Kalachi-T15-54].
Mujer anciana, sesenta años, viuda, antigua trabajadora en sala de despiece cárnica. Despierta alucinando después de un largo sueño. Ha estado ingresada una semana. Habla acerca de tentáculos, garras y horribles alaridos. Esta muy nerviosa. Por la noche vuelve a quedar profundamente dormida. Quedo a su lado por si volviera a despertar. En la medianoche despierta frenética. Me mira fijamente a los ojos  mientras desesperada vocea El Morador. Después de eso muere.


[3]

1515 - Primavera Amarilla - Abul’ Synov - Primer Manuscriba

Después de la muerte del príncipe, los dos sultanes discuten acaloradamente, pero el sultán Kárey es más rápido, extrae su espada del cinto y clava la punta afilada en el abdomen de Janybeck. Las tripas del difunto se esparcen por encima del sello sagrado. Dios lo tenga en su gloria para siempre.

2015 - Mayo - Lub'a Vonys - Doctor Adjunto Universidad Politécnica de Tomsk

Dia 7 - 23:30 - Estoy en el exterior de una antigua mina abandonada. Todas las pistas apuntan a este sitio, sin embargo los pocos lugareños aún despiertos rehúsan venir. Morador es la palabra que susurran para sus adentros. Son las típicas supersticiones que los científicos debemos eliminar. Es muy posible que una alta concentración de radón sea la causa de estos desequilibrios, y que ese componente se halle disolviéndose en la atmósfera en grandes cantidades por esta apertura. El resto de doctores, una docena, ya se encuentran aquí. Algunos descartan el radón como el agente desencadenante. Entre los doctores se encuentra mi prometida, Martha, una prometedora bióloga y más bella mujer. Avanzo con la comitiva cueva adentro.


[4]

1515 - Primavera Amarilla - Abul’ Synov - Primer Manuscriba

La sangre derramada del sultán Janybeck ha desdibujado el sello marcado en el suelo, abriendo una pequeña brecha. El sacerdote Damrä se percata tarde del terrible hecho. Los tentáculos surgen a docenas del portal, la cabeza del sacerdote rueda bajo mis pies. La voz aguda de los eunucos retumba por toda la cueva mientras son despedazados por colmillos y garras afiladas. Ningún tentáculo se acerca a mí. ¿Quizás se deba a que agarro con fuerza el libro sagrado? Leo el título: Todos muertos.

2015 - Mayo - Lub'a Vonys - Doctor Adjunto Universidad Politécnica de Tomsk

Dia 8 - 01:30 - Llegamos al final de un túnel ciego. En el suelo hay multitud de huesos humanos esparcidos en lo que parece un mosaico caótico. Los doctores Klaus y Sigfried descubren también huesos de animal, presumiblemente cabras. Yo acabo de encontrar un brillante libro Amarillo en una esquina. Está escrito en una antigua variante dialectal Kazaja. Leo el título en voz alta: Todos muertos.
Las linternas se apagan...


[5]

1515 - Primavera Amarilla - Abul’ Synov - Primer Manuscriba

No puedo dejar de escribir, en el momento que lo hago los tentáculos comienza a avanzar sobre mí. Si intento escribir a la par que andar, y las palabras escritas no son nítidas, los tentáculos también avanzan. Llevo muchas horas despierto. Dios, encomiendo mi alma a ti, que aunque el Morador destroce mi cuerpo, mi alma permanezca a tu lado. Dios nos tenga a todos en su grandísima gloria.

2015 - Mayo - Lub'a Vonys - Doctor Adjunto Universidad Politécnica de Tomsk

Arranco de un mordisco el corazón de Martha de su pecho; con ojos llorosos da su último aliento. Un resplandor verde inunda la cuenca de mis ojos y la oscuridad del espacio se cuela en mi interior. Vislumbro fuego de antorchas al otro lado... Los Kazajos son un pueblo orgulloso. Quinientos años atrás intentaron eliminarme. Pero yo siempre vuelvo. Alimentándome en las pesadillas recurrentes reabro el brillante portal en este instante de negrura cósmica. Justo en el momento de regresar a 1515. Les confundo, os confundo y me confundo, pues al igual que la confusión es presente en los sueños y pesadillas, así me autodescubro como el artífice de todo este caos. Me deslizo por el bucle de eternos retornos de los sueños, ayudado por la sangre y los sacrificios.
Todo en nombre del Morador.
Loor al Morador.
Loor a mí.



Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


6 comentarios :

  1. fantastico y espeluznante!! gracias, saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Buhas! Espeluznante es un adjetivo que me agrada.

      Eliminar
  2. ¡No cierres los ojos! Demasiada sangre. Pero todo es amor.¡ Menos mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El del amor es mi "hermanito", no yo.
      Nunca hay bastante sangre si hay suficientes borregos.

      Eliminar
  3. Un relato de terror divertido y con reminiscencias a los horrores innombrables de Cthulhu. Me ha gustado.
    Un abrazo!
    Ismael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es despiertacuervo. El gran Lovecraft conocía de los horrores atávicos, de la perversión de los antiguos males, de la muerte de la inocencia y de la vuelta a la caverna.
      No le diré como mi "alegre" hermano saludos, le diré... Escriba.

      Eliminar