Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 11 de febrero de 2018

De palabras y palabros

«La palabra es lo más bello que se ha creado, es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos.
La palabra es lo que nos salva»


Estimados,

Adoro las palabras, eso es algo que ya muchos intuíais hace tiempo, y ahora gracias al inestimable YouTube plasmamos en el canal que poseemos en dicha red social, una serie dedicada a una palabra al día.


Hace poco la RAE (Real Academia Española), una de las tantas academias que regulan el uso del idioma español, aceptó entre sus vocablos la palabra «palabro».

Me alegré mucho, ya utilizaba el término palabro hacía mucho tiempo, herencia de un ser muy querido que ya no tengo aquí conmigo.

En estos nuevos vocablos aceptados de facto -es decir, aceptados por el gran uso que se les confiere en la realidad- la academia realiza hincapié en que «palabro» es un término coloquial y que su uso queda restringido a ciertos ámbitos.

Quiero recalcar que no es por ello menos importante que otras palabras, al contrario, pues tendemos a pensar que solo las organizadas en el grupo de las cultas son las correctas, sin embargo, es esta palabra vulgar -nada que ver con inculta, pues vulgar proviene de vulgo, que significa el conjunto del pueblo- y coloquial la que muestra, como tantas otras, la verdadera esencia de nuestros sentimientos.

La literatura como arte de expresión busca precisamente eso, aunar las letras para poder acariciar así nuestros sentimientos, cavar en lo más profundo de nosotros para encontrar la veta de nuestras emociones.

Hemos nacido para sentir, somos seres sintientes, despreciar esas palabras, sería despreciar una parte de nuestra herencia que, al menos para mí, sería muy triste perder.

Espero que disfrutéis con todas las palabras y palabros que os traeremos.

¡Qué riais, penséis, os emocionéis y, por que no... lloréis!

La vida es emoción.

Abrazos, estimados.
«Palabras y palabros, ¿qué haríamos sin ellos?»




Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


2 comentarios :

  1. Comparto ese amor por las palabras contigo y es una de los aspectos que más me gusta de tus relatos: las palabras nuevas o inventadas que siempre me asombran.

    Un abrazo
    Ismael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado despiertacuervo,

      El amor a las palabras, la etimología... En tin está aún más enraizado, pues no solo las amas, las sabes hilar. No das hilo sin puntada.

      Y sí... je, je, je Las nuevas, a veces con más cariño que acierto se inventan, pues en algún momento alguien las tiene que alumbrar.

      Gracias por pasar por aquí.
      Un graznido despiertacuervo.

      Eliminar