Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 24 de febrero de 2019

Recuerdos de una guerra acróstica


«Mañana no disparáis y nosotros tampoco»


Te pensé, antes de partir

e imaginé que te escribía.

Queda mañana, aquella de 1914;

un día marchamos a Ypres,

izamos bayonetas, apuntamos al cielo,

e hicimos de Verdún nuestra patria,

rara avis nuestra suerte

obligados a morir aquí.


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


1 comentario :

  1. Muy chulo. No sabía que dominabas el arte de la poética, haciedo acrosticos con mensaje rotundo.

    ResponderEliminar