Un tranquilo lugar de aquiescencia

martes, 10 de abril de 2012

La princesa prometida (Acto I de III)

La princesa prometida
 ¿ Dónde estabas tú cuando dieron esta película por televisión ?
¿ Acaso tuviste la inmensa suerte de verla en cine ?

Yo, al igual que el tribulado Fred Savage (nieto), debía encontrarme con 35 grados de fiebre y con la sempiterna mala suerte a cuestas, pues no es hasta fecha reciente donde descubrí con asombro que nunca había llegado a ver entera esta cinta.

Que deshonor en mi ya tristemente mancillada carrera de buen cinéfago!!

Aun llevando el retraso a mis espaldas de más de una década, siempre me quedará para el recuerdo descubrir una preciosa historia. La ilusión de una persona puede permanecer intacta como la de un niño ante una joya que resplandece por innumerables años que acaezcan.

Este es mi tributo tardío a esta bella película.

My name is SBP, you saw this movie, prepair to enjoy it !! As you wish !!

Desde esta línea en adelante esta entrada contiene avances (spoilers) de la trama.

Fred Savage, quien nos deleitó con la serie "Aquellos maravillosos años", aquí interpreta a un niño enfermo de gripe o resfriado. El cual no se alegra mucho de ver al "pesado de su abuelo"...


Y entonces, es cuando todos presenciamos la entrada triunfal de Peter Falk.... tachaaaaan... mundialmente conocido como Mr. Colombo.

La madre deja solos a abuelo y nieto, dos extremos de una misma cuerda, forzosamente condenados a entenderse. Y quizás a quererse...


Nieto - ¿ Un libro ?
Abuelo - En efecto. Cuando yo tenia tu edad los libros eran nuestra televisión.

Los regalos que nos brindan nuestros mayores no siempre son apreciados en el tiempo presente, más bien tardan años en ser enfocados desde la óptica correcta de la experiencia, por desgracia en la mayoría de las ocasiones solo así los apreciamos y valoramos. El libro solo es un símbolo, es el conocimiento que intenta transmitir una persona más mayor y sabia a otra más joven e inexperimentada.

Y quiera o no el jovencito, el abuelo consigue captar un poco su atención... y así comienza el relato.


Buttercup - Muchacho... abrillanta mi silla de montar.
Westley - Como desees.

Y con arrogancia y sumisión por igual se nos presentan los dos personajes principales. Habrá quien guste de pensar que uno es más principal que el otro, más no es así, ya que el amor verdadero no puede existir sin igualdad en ambas partes.


Aquel día descubrió con asombro que cuando él decía 'Como desees' en realidad significaba 'te amo'.


Al final ella cae en la cuenta... por el olor Buttercup, por el olor...
Tristemente Buttercup se da cuenta de este hecho justo cuando lo pierde. Una descorazonadora escena hace mella en el espectador. Se nos recuerda de manera subliminal que tardar en reconocer nuestras bendiciones nos puede acarrear perderlas demasiado tarde.

El nombre Buttercup en inglés es un sustantivo , bien puede significar 'botón de oro' o 'ranúnculo', este último un género de plantas con flores amarillas o blancas. Ambos términos muy acordes con la rubia protagonista femenina.

Y al igual que un segundo precede al anterior, otro príncipe viene a substituir el hueco, ya que no el vacío, dejado por su predecesor. Se nos presenta de esta curiosa manera un 'doble giro', ya que según se mire bien podría ser una clara alusión a una toma de una nueva oportunidad...


Sin embargo esta nueva oportunidad solo se quedará en eso, en una mera ilusión. Este nuevo personaje se transformará en una sombra maligna, el villano por excelencia.

Acto seguido realizan su magistral aparición los tres guardianes del umbral :


Como ya veremos más adelante... Vizzini, Iñigo Montoya y Fezzik el gigante , son arquetipos que reflejan las pruebas a las que deberá someterse el protagonista masculino para obtener su preciado cáliz. Por orden estas pruebas serán :

  • Destreza (Iñigo Montoya)
  • Fuerza (Fezzik el gigante)
  • Astucia (Vizzini).

Más la heroína femenina no estará exenta de otras pruebas...


Vizzini - ¿ Supongo que os creéis muy valiente ?
Buttercup - Depende con quien me compare.




Buttercup intenta huir, más es en vano. Mentalmente aun no esta preparada para dejar su dolor atrás, por eso los guardianes del umbral pueden retenerla con suma facilidad. Sin embargo, ya muestra la fortaleza que le permitirá seguir adelante. Los héroes o heroínas de las historias, si acaso las personas de nuestro mismo mundo, deben intentar mostrarse valerosos en todo momento, aun cuando las circunstancias personales nos muestren las horas más sombrías, pues la esperanza no es un fruto que recoge quien no lo trabaja.


La ascensión es todo un significado cargado de psicología. La vida pende de una delgada soga, y en nuestra particular ascensión por esa larga cuerda llamada vida, debemos vigilar atentamente que nadie nos corte el camino a nuestra particular cima.


La primera prueba del héroe masculino...

Iñigo Montoya - No pretendo ser curioso, pero... ¿ no tendréis seis dedos por casualidad en vuestra mano derecha ?
Pirata Roberts - ¿ Siempre empezáis así una conversación ?
Iñigo Montoya - Un hombre que tenía seis dedos asesinó a mi padre.




Con este comienzo, un guardián del umbral, un ser peligroso en apariencia,  puede llegar a convertirse en un aliado. Realizando un símil con nuestra vida, no toda persona que nos parezca ruin en un principio tiene porque serlo una vez tratada.

Asimismo, independientemente del rol que atribuyamos a cada personaje, este será el héroe de su propia historia. Tiene sus propios sueños y aspiraciones. Si nos ponemos en el lugar de otras personas, e intentamos empatizar podremos ver que no somos tan diferentes.


Iñigo Montoya - Mi padre era un gran espadero, y cuando aquel hombre le encargó una espada especial, mi padre aceptó el trabajo. Le costó un año entero terminarla. El hombre con seis dedos fue a recogerla pero solo quería pagar la décima parte, y sin mediar palabra el hombre con seis dedos le atravesó el corazón.



Desgarradora historia. Que por otra parte da comienzo a una de las más espectaculares, bellas y excelentemente coreografiadas lucha de espadas.

Iñigo Montoya - Matarme. Rápido.
Pirata Roberts - Antes destruiría una vidriera de colores que a un hombre como vos.





El héroe supera la prueba de la destreza. Mostrando asimismo un elevado rasgo cortés al perdonar la vida a su adversario. Esta generosidad espontanea le acarreará pingües beneficios más adelante. Otro símil con las ocurrencias de la existencia, 'haz bien y no mires a quien' porque la clase de energía que ofrezcas en muchas ocasiones te será devuelta de igual manera.


La segunda prueba del héroe masculino...

¿ Como puede alguien derrotar a otra persona en apariencia con más fortaleza ?

Fezzik el gigante - Ahora podríamos enfrentarnos deportivamente, sin trucos.

Sansón contra Goliat.... pero todos conocemos como finaliza la manida fábula.

Fezzik el gigante - ¿ Porque lleváis máscara ? ¿ Os quemasteis con ácido o algo parecido ?
Pirata Roberts - O no, es que resulta muy cómoda. Todo el mundo la llevará en el futuro.


Mordaz humor ante la adversidad. Pero más importante que la agudeza es la transformación según las necesidades. Parafraseando a Darwin, no sobreviven los más fuertes, ni los más inteligentes, sino los que mejor saben adaptarse al medio. Como así demuestra nuestro héroe masculino. Esta escena nos muestra nuevamente más parecidos con nuestras hazañas en la vida, para sobrevivir deberemos adaptarnos al medio que nos rodea, aunque eso implique cambiar nuestros hábitos. Toda una lección de mano del señor Gigante. Una clara alusión a las 'gigantescas' pruebas a las que nos somete la vida.


Pirata Roberts - No envidio el dolor de cabeza que tendréis al despertad, pero mientras tanto soñar con enormes mujeres.

Una vez derrotado el gigante nuevamente el héroe hace gala de su generosidad.

Un pequeño interludio casi al final del primer acto, hacen acto de presencia los malos malosos, el villano con sus huestes, y su acólito principal.


La tercera y última prueba del héroe masculino...


SBP - Un juego de ingenio de estúpida estupidez...
¿ Donde esta el veneno ?

Por fin, el héroe supera el último obstáculo. Es curioso observar que en esta ocasión no perdona la vida a su oponente. Es fácil adivinar algunos de los motivos ocultos en esta acción. Para comenzar, sus anteriores oponentes mostraban atributos nobles, Iñigo le ayuda a trepar por la cuerda, el Gigante no le lanza una piedra a traición. Por el contrario, Vizzini actúa con alevosía y calculada traición. Además, de los tres guardianes del umbral, este último es el único que amenaza seriamente la vida de la princesa, o heroína femenina. Es realmente el único escollo inquebrantable de maldad. Por estos dos argumentos, el héroe masculino debe poner fin a su vida, ya que de lo contrario esta fuerza negativa podría volverse en su contra en el futuro.

Dejamos a los guardianes atrás, ahora nos centraremos en nuestro héroe y nuestra heroína. Que se enredan en una lucha dialectal.


Buttercup - Sois el pirata Roberts. Matasteis a mi amor. ¿ Os burláis de mi dolor ?
Pirata Roberts - La vida es dolor alteza, quien quiera que diga lo contrario pretende engañaros.


Buttercup se queja de su desgraciada perdida. Más ello no insufla ninguna lastima en el descreído Pirata Roberts, que narra la perdida de su amado con una naturalidad totalmente desprovista de sentimientos. Como quien se deshace de un calzado viejo.


Pirata Roberts - Vuestro amado no intentó sobornarme ni lloriqueó. Solo dijo: por favor, necesito vivir. Ese por favor se grabó en mi memoria. Le pregunté que era tan importante para el. El amor verdadero respondió.

El Pirata Roberts es otro Arquetipo, es la fama o el rumor popular. Ambos tan dignos de crédito que su sola mención disipa cualquier duda. Su palabra, sea veraz o una mera patraña, es indistinta, la notoriedad le precede; y esto es una carga difícil de arrebatar.

Como sucede en la vida, nuestros comportamientos más primarios minan nuestro buen juicio. Así, la heroína empuja por el precipicio al Pirata Roberts, al asesino de su amado. Y lo que a priori parecía una buena elección, se descubre como un craso error. Ya que el que pareciera un asesino, se desvela como su amado, que por un giro del destino reaparece de nuevo...

Buttercup - Ahora morirás.
Solo para escuchar de su boca...
Pirata Roberts - Como Desees.


La caída por el barranco es otro símbolo. Significa que cuando te precipitas al fondo del abismo, no puedes caer más abajo. Si consigues levantarte te habrás hecho mucho bien a ti mismo. Podrás alzar la cara hacía el cielo y decir, 'sobreviví'. Podrás seguir caminando como una persona libre que ha visto el fondo de la sima más oscura.

Así nuestro héroe y nuestra heroína obtienen su recompensa, se reencuentran después de tantos años de separación...


Pero cuidado, la vida posee tortuosas sendas y recovecos ocultos en el camino. La caída en nuevos abismo debe vigilarse y evitarse, ya que nuevos peligros acechan en la senda de nuestro yo.

...Continuará en 'La princesa prometida (Acto II de III)'...

5 comentarios :

  1. Estupendo homenaje a una película que, como los buenos vinos, ha ganado con los años. Combina a la perfección humor, aventura y romance, con unos personajes muy bien dibujados y una eficaz narración.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sr. Chaiers, así es, buenos personajes, la historia directa al 'quid'.. todo lo tiene.
    No entiendo como pudo pasarme por alto tanto tiempo. Tambien estoy aprovechando para leerme la novela, y es díficil decidir con cual me quedaría. Impresionantes ambas.
    Gracias por sus palabras. ;->

    ResponderEliminar
  3. Por edad pude haberla visto en el cine, pero nunca me llamó la atención. Nunca pensé que me perdía gran cosa, pero quizás he estado equivocado...durante tantos años!!!

    Gracias por su post (me he hichado como un pavo,jaja!!!)

    ResponderEliminar
  4. Cinexim por favor no te la pierdas! Es una gran película. ¿Y como se sabe esto? te preguntarás....por el olor, se sabe, ¡por el olor!

    ResponderEliminar
  5. Cinexim: Mugras gracias por su comentario. Esta película es un cuento de hadas, directa al grano. En cuanto a su blog, siga así, las imagenes que postea son sublimes.

    Mia: Exactamente, por el Olor Señora Mia, por el Olor... Que graciosa!! Gracias tambien por su entrada Mia.

    ResponderEliminar