Un tranquilo lugar de aquiescencia

viernes, 2 de mayo de 2014

Genaro el ciego. (2 de 6)


Día 2.

Una empresa adorable. El jefe muy atento me puso al día de todo. Las compañeras son todas muy majas. A excepción de una vieja arpía que creo me hará la vida insoportable. Por suerte intuyo que el resto de compañeras piensan lo mismo de la vieja arpía. Hacen ver que se llevan bien por pura connivencia.

La novata soy yo. Deberé seguir la norma de los tres meses.
Mes uno ver.
Mes dos oír.
Mes tres callar.
Ver, Oír y Callar.
Ya habrá tiempo de desplumar a la vieja dama de hierro si se sobrepasa. Esta vieja no me conoce bien.

Estoy delante del ascensor. Son las ocho en punto. Me giro. El caballero ciego detrás mio tan puntual como yo. En esta ocasión no hay tocamiento. Esta detrás mio esperando placidamente el ascensor. Hoy lleva un par de bolsas en las manos. Va bastante cargado.

¡¡ Oh, sorpresa desagradable !!

Los dos seguratas también van a entrar. Con lo que me fastidia el roce de mis pechos contra cualquier espalda. Hoy toca táctica "pegarse al fondo".

Espero que ninguno de los jovenzuelos de seguridad quiera aprovecharse de la estrechez.

Yo y el caballero ciego entramos los primeros por orden de espera hacia el fondo y nos damos la vuelta. Estamos los cuatro demasiado apretados. Me giro levemente para que mis pechos no den en la espalda del hombre de seguridad que llevo delante.

Sin embargo este pequeño gesto apenas imperceptible acerca mi ingle al puño cerrado del ciego que lleva sendas bolsas cargadas.

Los nudillos de su puño izquierdo rozan suavemente la tira flexible de mis braguitas. Le miro de soslayo. Hay tan poco espacio y lleva tanto peso que no puede plegarse más. Noto el duro tacto de sus nudillos rozándome la tira de mis braguitas. Al segundo noto la dureza de su reloj clavandose contra mi cadera.

No noto mala fe en ello. Simplemente él tampoco puede retirar su mano, al igual que yo ya no puedo moverme de mi lugar. Me encuentro encajada.

Y sus nudillos ... que rozan ... la tira de mis braguitas.
Y su reloj... tan duro... con una superficie plana que masajea mi contorno.
Y yo quieta, sintiendo ese valle de nudillos montañosos rozandome la cadera, la tira de las braguitas, mi pierna...

No puedo evitar estarme quieta en mi secreta excitación con esos suaves roces bajando por todo mi cuerpo, ayudados por el vaivén del ascensor.

El ascensor inicia su tortuoso ascenso...


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

20 comentarios :

  1. Ahora entiendo que significa ponerse ciego. Aunque siempre crei que era por tomar drogas y bebidas alcoholicas. La suya debe ser una ceguera sexual me tienes intrigado por saber que pasara. me cuentas ahora que es el jefe de toda la empresa y me haces saltar de la silla jejejeje.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hikari,
      Una expresión ciertamente recurrente en la literatura.
      50 sombras de genaro , pro´ximamente... jajaja
      Todo se andará... ;->
      Un abrazo Hikari Javier.

      Eliminar
  2. y la continuación donde esta?
    quieroooooooooooooooooooooooooo seguir leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gustavo,
      cada martes y viernes se publican. Me alegro que te hayas pasado por aquí.
      Se acerca próximamente. ;->
      Un abrazo Gustavo.

      Eliminar
  3. Al final se monta una orgía entre los dos seguratas, el Genaro, la-guarrilla-pelirroja-de-pechos-grandes y la vieja arpía, lo veo xDD

    Un saludo, UTLA
    Se me ha hecho corto eh... a ver si somos más generosos con el tercer capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edith T. Stone,
      O_O ¿ Orgía ? Aiss. que mente mas calenturienta la suya. Pervertidora de pequeños blogueros. jajaja No me des ideas compañera, no me des ideas.
      Lo bueno si breve dos veces bueno, y no estoy diciendo que esto lo fuera... bueno digo. ;-> jajaja
      Un abrazo muy grande cuerda entre locos.

      Eliminar
  4. Me encanta tus lecturas. Siempre me quedo en suspense...

    Muchas gracias por historias fantásticas.

    Un abrazo

    M.Pin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M. Pin,
      ¿ Como estas Mónica ? encantado de verte por aquí.
      Me alegro que te guste, a ver si escribes algo y me pasas un link.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  5. Vaya, UTLA, parece que estás pillándole al gusto a las historias ambientadas en un ascensor. La verdad es que tienen muchas posibilidades. Podríamos maquinar un libro titulado "Microrrelatos para leer en el ascensor" Yo pongo las ilustraciones. Serían útiles para esos momentos de conversaciones no deseadas y de no saber donde mirar. Bueno, quedo a la espera de saber que ocurre con Genaro y la recien llegada.
    Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miquel,
      Sabía que te darias cuenta compañero. Fue casualidad, debe ser que últimamente tengo alguna clase de "anclaje" con los ascensores.
      HJuuummm... interesante, "microrelatos para ascensor", que gran idea.
      Un abrazo muy grande Mr. Borgo.

      Eliminar
  6. La insistencia de mencionar constantemente el tacto de los nudillos del ciego con su tanga no hace más fortalecer ese pasaje final: «No puedo evitar estarme quieta en mi secreta excitación con esos suaves roces bajando por todo mi cuerpo, ayudados por el vaivén del ascensor.»
    Se notaba que le gustaba.
    Muy bueno, UTLA.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raul,
      jajajaja Sabia que os gustaría. Y a muchas chicas de mi trabajo parece que lse convence tambien. ;->
      Un bruto saludo escritor.

      Eliminar
  7. ¡Hola UTLA! Como ya te dije, estaba esperando el 2º capítulo.
    Uy, de cada vez hay más gente en ese ascensor, como dice Edith, esto al final acabará en orgía. De momento el ciego cae fijo, o eso parece... Bueno, mejor no me adelanto, ahora toca esperar el 3º. ¡Esto engancha!

    Un saludo. Que tengas un buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kat,
      Las chicas escritoras sois todas unas malpensadas. ¿ Pensarás acaso que haré lo bovio ? jajaja Bueno, puede que si, pero quien sabe.
      Me laegro que estes enganchada.
      Un abrazo Kat.

      Eliminar
  8. Uy! No había leído el primer capitulo y he tenido que ir corriendo a leerlo para ubicarme en la historia que está muy interesante!!! Como dice Kat acabará en orgía esto...verás tú.
    La verdad es que es una historia que engancha y la forma en que lo cuentas también. Tengo curiosidad por leer el tercero...jajaja

    Por cierto, las ilustraciones...las haces tú? Están muy chulas y además concuerdan con la historia. Me gustan!^^

    Un beso grande! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cat,

      Orgía, orgía... aisss... chicas escritoras, por favor, que eso es de los tiempos de Nerón, ahora se lleva más el latigo y el cuero. Y las historias sordidas en ascensores o lugares oscuros. jajaja

      Las ilustraciones las realiza Facundo Di Blasi, un gran ilustrador al que le encargo ilustraciones para amenizar los escritos.

      Un abrazo igual de grande Cat y gracias por tu visita.

      Eliminar
  9. UTLA,

    Vamos subiendo el nivel de tensión sexual, no resuelta! Hay que ver lo que puede pasar en un ascensor! Historias de todo tipo, pero esta desde luego se está llevando la palma! Me gusta y quiero saber como sigue!

    Deseando leer el siguiente capítulo.

    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aiya Eowyn,
      TSNR, ¿ no había una pelícual de ese tema ?
      Es que el pobre Genaro es un pobre invidente muy falto de todo.
      Y adriana es una mujer mayor pero muy generosa,
      ¿ Se juntas el hambre con las ganas de comer ?
      Ya veremos, ya veremos. jajaja
      Namarië Eowyn, Tenna rato.

      Eliminar
  10. A ver qué haces con los Vigilantes de Seguridad que me temo lo peor!!! jejeje Seguiremos ascendiendo con ellos. Abrazos UTLA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos,
      jajajajajaj Mente sucia. Los poetas tambien pensais siempre en lo "peormejor". ^_^
      "A mi manera" un abrazo muy grande Marcos.

      Eliminar