Un tranquilo lugar de Pruebas

sábado, 12 de marzo de 2016

Bea & Malina. Investigadoras del paranormal. Episodio 3.


Catorce minutos después...

—Brigada anti Hortera. Han hecho bien en llamarnos —un corpulento hombre, vestido con un traje rojo ignífugo responde a Bea que lo mira embelesada. Malina retuerce el labio en una mueca de desagrado—. Esto es el peor asesinato que he visto desde ayer. Pobre buen gusto, descanse en Paz. ¿«el que diran»? ¿Saben si ha llegado lejos?

—No, aún estamos a tiempo —responde Bea mirando embelesada al capitán de la brigada anti Hortera. Malina por su parte solo piensa en cómo puede conseguir otra barrita de chocolate.

—Excelente. Aún estamos a tiempo de eliminar al maligno de raíz. Rápido, Bea y Malina, salgan de la casa. Brigada anti hortera —chilla el apuesto capitán lanzallamas al hombro—. Adentro.

—¿Lanzallamas? —chillan al unísono nuestras dos investigadoras del paranormal. Pero ya es tarde. El capitán de la brigada anti hortera se enfunda su casco y entra en la habitación con tres hombres más, todos con lanzallamas al hombro. Bea y Malina no tienen ni tiempo de replicar mientras salen corriendo a la calle. Desde el exterior observan las llamas iniciales.

—¿No crees que la señora Millonetis se enfadará un poco cuando vea su casa en llamas? —pregunta Malina

Una fría gota de sudor baja por la sien de Bea que mira preocupada como las llamas ascienden con rapidez hacia el cielo.

—¿Eh? No, claro que no querida Malina. Ningún esfuerzo es suficiente contra «el que dirán».

—¿Y por cierto —carraspea Malina— donde está la señora Millonetis? La última vez que la vi estaba en el comedor de su casa.

Otra gota de sudor baja por la otra sien de Bea.

—Malina, querida, has trabajado muy duro hoy. Te mereces un rico chocolate. Vamos al bar de la calle tocomocho.

Los ojos de Malina se abren como los de un búho. En menos de tres segundos Bea y Malina tienen enfundados sus cascos, la moto derrapa y parten veloces del barrio de Piedrálvez, alejándose del maligno «el que dirán».

«Pervivo para enseñaros»
IGNATIUSBP

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

2 comentarios :

  1. Me a gustado este relato es diferente al que nos tienes acostumbrado la parte que mas me a gustado es aquella en la que le caen las gotas de Sudor a Bea era como si estuviera leyendo una novela ligera Japonesa jejejej Muy bueno UTLA

    ResponderEliminar
  2. Un final a la altura de todo el relato. Me causó mucha gracia como terminó la pobre dueña de casa.
    Muy entrañables los personajes femeninos.
    Saludos.

    ResponderEliminar