Un tranquilo lugar de Pruebas

domingo, 28 de agosto de 2016

AIGA existe




«Todo el mundo tiene que sacrificarse de vez en cuando en el altar de la estupidez».
Albert Einstein



AIGA NO EXISTE...

No es la anterior una afirmación correcta.

Si nos atenemos a la precisa definición del verbo existir según la RAE:
«Existir. Tener realidad física o mental [una persona o una cosa]».

La palabra existe en el mismo momento en que se puede escribir. Parafraseando la anterior definición, AIGA posee entidad en el mundo real y en el mundo mental.

La equivocación respecto a la no existencia de nuestra querida AIGA, surge en el momento de confundir una incorrección gramatical, con la mala adquisición de un conocimiento epistemológico erróneo.

Es decir, cualquier palabra existe per se, más en el momento en que se puede escribir o leer; por un simple procedimiento deductivo se puede llegar a esta simple deducción. Si la corrección nos obliga a ser precisos, también lo es que seamos precisos en la etimología de la palabra destinada a indicar la falta.

AIGA existe, aunque por el momento siga siendo una palabra proscrita por la RAE y los organismos académicos, que no recogen como correcta en sus corpus. Esa exclusión no la invalida para otros menesteres, como es el hecho de existir.

Respecto a esos listados, susceptibles de ser variados en el tiempo, tan solo anotar que muchas palabras antaño incorrectas, o que no existían: asín, almóndiga... Fueron incorporadas, de facto, ante su tamaña utilización.

Lejos de esta polémica normalizadora de aceptación, quedo presto a distinguir la diferencia etimológica entre incorrección y existencia del vocablo AIGA; que lejos de no existir, existe incorrectamente. Solo el tiempo dirá, como asín decía el aforismo, si AIGA se aceptará o no.




La negatividad os hará libres, a ti también... AIGA.







Un Tranquilo Lugar de Aburriscencia

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia




2 comentarios :

  1. Exacto, UTLA! Existe desde que se puede escribir o pronunciar. Yo nunca he comprendido cuando en el teléfono marcaba un número erróneo y una voz enlatada decía: "El número marcado no existe", ¿cómo que no? Existe desde el momento que lo marqué, ¿no?
    Abrazos, amigo!
    Borgo.

    ResponderEliminar
  2. Sí que me abriste los ojos. No voy a discutir nunca más la existencia de nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar