Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 22 de diciembre de 2019

Contigüüüm. Capítulo I. Quinto

«Es casi imposible llevar la antorcha de la verdad a través de una multitud sin chamuscarle la barba a alguien»

«!Je, je, je!, ¡no, no, no!», fue lo único que escuchó. Las risas surgieron inarticuladas de vida, faltas de sentimientos, una vibración carente del más puro sentido animístico; tras ella, la triple negación imitó el mismo modo sin ninguna clase de aporte sentimental, era un simple «no», y era esa frialdad la que la dotaba de una peligrosidad desconocida.
La claridad de las estrellas no llegaba hasta ella, el tupido manto de ramas impedía cualquier entrada y a medida que sus pasos la introdujeron poco a poco en el interior del bosque, cuando se giró, ya no vio la senda, ni el cartel, ni mucho menos el río. Un frío susurro la azotó:

«Auxilio, caracoles, cuidado, cielos, demonios, hombre, diablos, mujer, gracias, salud, suerte, muerte».

Escuchaba las desnaturalizadas palabras danzando a su alrededor y, aunque llevaba bien abotonado el abrigo, un frío intenso se apoderó de ella.

«Auxilio, caracoles, cuidado, cielos, demonios, hombre, diablos, mujer, gracias, salud, suerte, muerte».

Se coreaban, repetían y amplificaban en un eco sordo, del frío pasó al helor, el más mínimo roce acústico le producía pequeños cortes en la piel, desgarros finos y alargados. En la cara un alargado hilillo de sangre le recorría la mejilla.

«Auxilio, caracoles, cuidado, cielos, demonios, hombre, diablos, mujer, gracias, salud, suerte, muerte».

En la frente un nuevo corte delgado y más sangre. Se llevó las manos a los oídos, cerró los ojos, bajó la cabeza por miedo a que le hirieran en el cuello y se ovilló en la tierra. Le costaba respirar.

«Auxilio, caracoles, cuidado, cielos, demonios, hombre, diablos, mujer, gracias, salud, suerte, muerte».

La impropiedad de aquellos sonidos impuros desgarraba con nuevos cortes su abrigo y por las hendiduras entraba el frío y el helor. Un antiguo y gélido dolor penetró hasta sus entrañas e ingresó en partes íntimas de su cuerpo. Poco a poco, envuelta en un dolor indescriptible, arrodillada y exhausta como estaba en la tierra, un mareo se apoderó de ella...

«Auxilio, caracoles, cuidado, cielos, demonios, hombre, diablos, mujer, gracias, salud, suer...», pero el desgarrador canon no finalizó. Una última visión, un tanto difusa, le mostró una sombra ataviada con una chaqueta negra, una figura corpulenta familiar apareció de entre el ramaje con una antorcha en la mano y gritando:
—¡Putas palabras! ¡Fuera de aquí bastardas! —El corpulento ser atizaba el aire con la antorcha y la llama hendía el espeso aire, golpeando la incorporeidad que chillaba y se debatía—. Y algunos imbéciles dicen que las palabras no hieren. ¡Fuera he dicho! ¡Parodias del lenguaje! ¡Fuera!
Pero la visión de aquella etérea batalla fue su último esfuerzo, los ojos se le cerraron y la oscuridad se apoderó de ella.


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


No hay comentarios :

Publicar un comentario