Un tranquilo lugar de aquiescencia

viernes, 10 de enero de 2014

Los cuentos de UTLA. Acto II. El largo desierto.


../..

- Socorro, socorro. - chillaba una vocecilla desde algún lugar cercano.

El niño aguzó el oído. Al fin se dirigió al lugar de donde procedía aquella voz.
Una pequeña lagartija estaba atrapada en el fondo de un pozo seco.

- Por favor señor humano -  gimió la pequeña lagartija - sálveme.

El niño tenía mucha prisa. Pero no pudo dejar de apiadarse de aquel pequeño ser y con mucho esfuerzo por su parte elaboró una cuerda con ramas de algunos árboles secos y muertos, y consiguió rescatar a la lagartija de aquel hoyo inmundo donde hubiera muerto sin remedio.

- Gracias, gracias, señor humano. Decidme cómo os puedo ayudar, que si está en mi cola de lagartija el poder ayudaros, a buen seguro que lo haré.

- Busco la rosa blanca del desierto. ¿Sabes dónde se encuentra?

- Está en el estómago del basilisco, Rey de las serpientes, el de las múltiples formas. Pero desconozco dónde queda. Dicen que el basilisco es inmortal pero eso es mentira, las lagartijas conocemos su secreto. Se le debe arrancar la corona de su cabeza. Cuando se le quita su joya entonces puede morir.

Después de esta explicación ambos se despidieron y cada cuál continuó su camino.

Al cabo de un par de días, una serpiente saltó de improviso desde unas rocas para ir a parar justo delante de las botas del niño. Éste desenvainó rápidamente la espada que portaba al cinto.

- No por favor noble humano. No me ataquéis. Vengo a pediros ayuda.
- Las serpientes sois traidoras, lleváis veneno con vosotras, y matáis a otros seres. ¿Por qué debería ayudarte?
- Matar a otros seres es simple cuestión de supervivencia. Nuestro veneno es nuestra única arma para defendernos y el ser traidor o no, sólo depende de quién lo diga. Todo lo que he dicho se puede también aplicar a vosotros los humanos. Mas la ayuda no es para mí, sino para mis retoños que ningún daño pueden haber hecho a nadie.

Las palabras del ofidio le dejaron sorprendido.

Entonces la serpiente explicó que se había producido un pequeño deslizamiento de rocas y el nido donde estaban sus hijos había quedado sepultado bajo escombros. El único problema era que debían desviarse hacia el norte.
La serpiente siguió implorando y esto causó penar en el corazón del niño.

Finalmente decidió ayudarla aunque esto supusiera un desvío en el camino.

Al cabo de un par de días, llegaron al cubil de la serpiente. El niño comenzó a extraer piedras, después de horas extenuantes las pequeñas serpientes pudieron salir de su escondrijo y cuando vieron a su madre se enroscaron alrededor suyo con muestras infinitas de amor.

- ¿Cómo poder devolverte este gran favor noble humano? Mis crías hubieran muerto sin remedio de no haber sido por ti.
- Busco la rosa blanca del desierto que está dentro del estómago del basilisco, pero creo haberme desviado en exceso de mi ruta.
- Pues hubierais buscado en vano en el este. Porque para suerte vuestra, tengo una prima que tiene una amiga que escuchó que el Basilisco mudó hace poco de residencia. Ahora tomó posesión del Castillo del Rey huérfano. Ese castillo queda hacia el norte siguiendo este mismo sendero pedregoso. Y aunque el basilisco es el rey de todas las serpientes, es traidor y cruel. Por culpa suya la mayoría de nosotras hemos tenido que huir. Muchas serpientes se alegraran al saber que ha muerto.

El niño dio las gracias a la serpiente y partió velozmente.

../..



...sigue leyendo mientras no cierres tus ojos...

21 comentarios :

  1. Hay que ver, cuanta serpiente y cuanto reptil, ¿el niño este no será San Miguel? ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doctora,
      Pues no se me habría ocurrido la analogía con San miguel, pero ahora que lo dices...
      Un abrazo Doctora y hasta la próxima visita.

      Eliminar
  2. Más, más, más. Esta muy bien sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre con tanto entusiasmo y luz. ^_^
      Un abrazo muy grande Hikari Javier.

      Eliminar
  3. Le deseo mucha suerte a este niño Brendan (el santo que libró Irlanda de una plaga de serpientes) El basilisco siempre me ha fascinado. El escritor Joan Perucho lo localizaba en una cueva del lago de Banyoles y decía que su fétido aliento era letal.
    ¡Hasta la próxima entrega!
    Abrazos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mr. Borgo,
      ¿ Brendan es el homónimo de San Miguel ? Es que todas las culturas se repiten... o quizás fue un pasado común ?
      En Banyoles hay cosas malas, y eso sin contar con el monstruo del lago.... ;->
      Un abrazo Miquel.

      Eliminar
  4. La moraleja que se saca es buena.. pensaba que se daba desviando por ayudar a la serpiente y gracias a eso obtiene el camino correcto... toda buena acción se ve de algún modo recompensada :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Buscando un camino,

      Todo lo bueno permanece... y enriquece.

      Lo malo también.... y envilece.

      Y el tiempo pone a todo el mundo en su lugar
      (Esta última frase no venía a cuento, pero es que me encanta decirla...jajaja)

      Un abrazo muy grande buscando...

      Eliminar
  5. ¡Me ha encantado! Pero si yo fuera el niño no sería tan confiada...
    Espero el siguiente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, ¿el dibujo lo has hecho tú?

      Eliminar
    2. Hola Edith T. Stone,

      Ese es un buen consejo. "No seas tan confiado."

      No, los dibujos los encargo a dibujantes profesionales, con lo que mantengo contacto para muchas de mis entradas.

      En las etiquetas de mi blog que pone "Dibujando a UTLA" explicó el proceso de los dibujos, desde los bocetos pertrechados por IGNATIUSBP hasta el encargo realizado por los maravillosos dibujantes

      Un abrazo muy grande cuerda entre locos.

      Eliminar
  6. Un niño valiente y decido donde los haya ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor puede todas las barreras ... o eso dicen ;-(
      Por suerte siempre nos quedarán los cuentos.
      Un abrazo Chelo.

      Eliminar
  7. me gusta este niño, avanza con los ojos abiertos al camino y se desvía de su propósito para ayudar a otros seres, una bonita moraleja en esta sociedad donde lo que prima es la propia voluntad, la persecución ciega de los propios deseos

    besos,

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alta Sacerdotisa Maslama,

      Siempre sabia en tus predicciones y evaluaciones.

      La moraleja, al igual que el final esta por llegar, pero no intenté hacer ninguna moraleja, sólo contar un cuento.

      Besos Maslama y un montón de ronroneos.

      Eliminar
  8. Y seguimos buscando y buscando...
    me alegra leer algo bueno sobre las serpientes, tan denostadas, pobrecicas!
    Este niño tendrá unas buenas botas porque empieza a parecerse a Froddo en busca del anillo...
    Seguimos expectantes...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ciudadano Noodles,
      Eso es algo que Pixar me ha enseñado, hasta los malvados más malos tienen su particular historia que contar (ver Shrek un Ogro). ;->
      Jajajaja Gracias por la comparación con Frodo, eso si es bonito.
      Un abrazo Ciudadano y gracias por leer.

      Eliminar
  9. Resulta muy tierna la escena de las pequeñas serpientes yendo al encuentro de su madre. Seguiremos atentos las nuevas peripecias de este niño que busca la rosa blanca. El basilisco, antes de salir, ya da miedo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos,
      Siempre fijandote en las partes tiernas de la historia, por eso tienes alma de poeta y escribes tan bien.
      Gracias por leer, y que no te de miedo ... nada... ni los basiliscos.
      "A mi manera" un abrazo Marcos.

      Eliminar
  10. Mi retoño esta entusiasmado con el cuento... con este valiente niño no teme al basilisco, ademas a salvado a las serpientitas... muy bien, muy bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalasunta Regna,

      Los retoños, sean de la especie que sean, deben ser respetados, pues ningún mal pueden haber realizado. ^_^

      Un abrazo muy grande Amalasunta Regna, princesa de Bosquevilla y Madre del heredero único.

      Eliminar