Un tranquilo lugar de aquiescencia

viernes, 17 de enero de 2014

Los cuentos de UTLA. Acto III. El castillo del rey huérfano.


../..

Al cabo de un par de días un castillo inmenso apareció detrás de unas rocas que dificultaban la visión del caminante.

El niño andó deprisa cruzando el puente que colgaba sobre el foso. Delante de la gran puerta que le cerraba el paso golpeó con fuerza e insistencia.

- ¡Ah del castillo! ¡Dejadme entrar!
- ¿Quién eres pobre desdichado que desconoces el enorme terror que hay en el interior de este lugar?
- No soy ningún desdichado y sé perfectamente el mal que os adolece. Dejadme entrar, os lo suplico. Pues necesito con urgencia aquello que he venido a buscar y que sólo aquí hallaré.

Los soldados le abrieron la puerta. Después de conversar y explicar sus razones los milicianos llevaron al niño ante la presencia del rey huérfano.

El rey huérfano era un joven muchacho escuálido que se sentaba en un gran trono. En su mano derecha llevaba una calavera y en la otra un cetro. En la cabeza portaba una majestuosa corona de oro que le iba grande. Su mirada triste se perdía en  el vacío. El niño ya se encontraba ante su presencia.

- Majestad vengo a solicitaros un favor que a la par os hará un gran bien.

El rey huérfano realizó un gesto aquiescente con la mano con la que sostenía el cetro.

- Deseo enfrentarme al basilisco.

Los cortesanos congregados murmuraron. Las espadas de algunos soldados temblaron. Mas el Rey huérfano completamente impertérrito seguía mirando fijamente al vacío.

- Muchos caballeros de mi reino lo intentaron y pagaron con su vida. Es imposible matar al basilisco.

- No existen actos imposibles majestad sólo nuestra propia capacidad de querer lograrlos. Os lo suplico, dejadme intentarlo.

Todas las miradas se centraron en el Rey huérfano.

- El basilisco mató a mi madre, días después mató a mi padre. También a muchos caballeros leales y fieles amigos. Incluso mi familiar, un pequeño búho, feneció bajo sus garras. Su poder es demoníaco. Si conseguís matarlo os colmaré de oro. Ésta es mi promesa.

El niño se despidió de su majestad y una lágrima rodó por su mejilla. "Que horrible debe ser perder a todos tus seres queridos".

Algunos soldados le acompañaron a la entrada de las catacumbas. Mas no osaron traspasar un último recoveco. Allí reposaba por lo general el basilisco. Antes de partir le dieron una antorcha para que le alumbrara el camino.

El niño se armó de valor. Giró en la última curva y bajó unas escaleras. El basilisco dormía sobre una gran pila de esqueletos y calaveras. Estaba encadenado a la pared con unas gruesas cadenas y un bozal de hierro.

El niño desenvainó su espada y se aseguró de tener el frasco que le diera Avisis. Comenzó a acercarse lentamente hacia aquel monstruo.

El basilisco abrió de repente un ojo. Estaba despierto. Y una vez en pie le triplicaba en altura.

La espada lanzó un tajo que se perdió en el aire, puesto que el monstruo esquivó hábilmente el golpe. Las garras del basilisco buscaron la piel del niño. Este consiguió dar un salto hacia atrás. Se tropezó y la única antorcha que alumbraba la sala que los guardias le habían dado, cayó al suelo torpemente. Ambos se miraron.

El niño volvió a lanzarse en un ataque desesperado. Pero la altura de su oponente sólo le permitía retroceder. A su espalda quedaba la galería por donde había venido, pero desde su nueva posición vio que tenía una reja. El basilisco redobló sus ataques, el niño conseguía defenderse a duras penas. En un ataque desesperado su espada alcanzó la extremidad derecha del basilisco que aulló de dolor. Y esa extremidad comenzó a sangrar.

Ahora ambos se encontraban justo debajo de la reja. Al niño le asaltó de inmediato un plan desesperado. Con su espada lanzó una fuerte estocada contra la cuerda que soportaba la reja. Ésta viéndose libre de su atadura cayó a una velocidad tal que no le dio tiempo al basilisco de escapar.
Un fuerte sonido hueco se produjo al contacto entre la reja y la carne del basilisco. De aquel fuerte impacto el bozal se rompió.
El niño se levantó. Observó como el basilisco jadeante se debatía debajo de la reja que lo tenía aprisionado. Una lágrima se escapó del ojo del basilisco que le miraba extenuado. Debido al duro golpe el bozal estaba en el suelo partido por la mitad.

El niño se acercó con la espada en la mano. Dispuesto a dar la estocada fatal.

- Noo... por..favor – balbuceó a duras penas el basilisco.

"Está sangrando. Y parece mal herido. ¿No se suponía que era inmortal mientras llevara su corona?"

- Os debo...con..tar...algo - apenas podía murmurar el maltrecho basilisco.

"Los basiliscos son mentirosos. Es posible que intente engañarme con las palabras.  Pero, ¿por qué  tengo igualmente la desagradable impresión que algo está mal?"

El niño se acercó lentamente a la cabeza del basilisco.

- Habla. Te escucho.

- Todo lo que me atribuís no es obra mía. No soy quien pensáis que soy. Ese pequeño monstruo me trajo aquí contra mi voluntad. Mató a mis caballeros. Me obligó a darle un veneno a mi propia madre. Y cuando mi padre colérico quiso matarme sólo pude defenderme. Desde entonces vivo encadenado aquí. Hechizado malvadamente con esta horrible forma. Sólo luchando por sobrevivir. El verdadero basilisco, el auténtico mal se encuentra sentado en un trono mucho más arriba.

- Mentiroso. No te creo, ¡ pero... !

Justo en aquel momento, la única antorcha de la estancia se apagó...

../..



...sigue leyendo mientras no cierres tus ojos...

25 comentarios :

  1. Muy bien la historia, me a gustado mucho y el final totalmente inesperado un saludo. Muy buena historia. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aun faltan dos partes (son 5 actos).... ¿ habrán más sorpresas ? ;->
      Gracias por aportar tanta luz Hikari
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  2. Guau! se ha quedado tan interesante!! me ha encantado esta parte!! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rita,

      Gracias Señora Ilustradora por este dibujo tan precioso.

      Realmente el niño muestra una cara de cansancio total bajo el sol abrasador.

      Muy contento con tu trabajo.

      Gracias por pasarte por aquí, un abrazo Rita.

      Eliminar
  3. ¿el pequeño monstruo es el niño-rey del castillo? ¿es el culpable real de tanta desdicha? ¿o el basilisco miente para salvar su vida? ¡me has dejado en ascuas! por otra parte, ¿por qué luchó con el niño, y no lo dijo desde el principio?

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola maslama,

      Tantas preguntas... y sólo se puede escoger una via.

      ¿ Porqué luchó ? ¿ Porque hacemos tantas cosas mal ?

      Seguimos... ;->

      Besos maslama y un ronroneo muy grande.

      Eliminar
  4. ¡Pero no me dejes así!, ¡justo acaba de entrar un basilisco enorme en mi habitación y tengo que saber qué hacer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doctora,

      Recetele un par de Gelocatines y un enguaje bucal para el mal aliento. jajajajaja

      Continuará... quedan dos actos... Acto IV y Acto Y ... ¿ Como acabará ?

      Un abrazo Doctora y hasta la proóxima visita.

      Eliminar
    2. ...perdón quise decir Acto IV y Acto V. ;->

      Eliminar
    3. Perdon por inmiscuirme, pero me he quedado intrigada.. ¿los gelocatines como se administran? se ponen en los calcetines o son para el dolor de pies?

      Eliminar
    4. Hola Amalasunta Regna,

      Los gelocatines se administran para evitar el dolor de "duello" intenso.

      No confundir con los gelocatiles (publicidad no pagada). ^_^

      Un abrazo Amalasunta Regna, princesa de las hadas de Bosquevilla y Madre del heredero único.

      Eliminar
  5. No me lo esperaba para nada, qué buen final!! Estoy deseando leer los dos actos que quedan ^^
    Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edith T. Stone,
      Me alegra haberte sorprendido aunque haya sido un poquito.
      siempre es un placer verte por aquí.
      Y si... quedan dos... ¿ que nos deparará ?
      Un abrazo cuerda entre locos.

      Eliminar
  6. Vaya, ahora sí que nos has dejado a oscuras... y en ascuas. Bueno, ya suponía que el pobre basilisco no debe ser tan malo como se cree, es más que nada un problema de halitosis.
    Esta parte de la historia me ha hecho pensar en el poema "Jabberwocky" de Lewis Carroll ¿Lo cnoces? "Cuídate del Jabberwocky, hijo mío. De los dientes que trituran y las zarpas que desgarran... ¡Ju ju ru juuu" (Tiene efectos sonoros incluidos)
    Saludos y hasta la prróxima entrega!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mr. Borgo,

      La luz se acerca lentamente. Halitosis, es la clave de todo. jajajajaja
      ¿ Poema de Jabberwocky ? Porque se que eres una mente muy cultivada sino pensaria que te lo acabas de inventar...
      Pues que miedo da el Jabberwocky... con esos dientes blancos como la luna, y garras que destripan la carne... Me encantan los efectos sonoros leidoas. ^_^

      Ya queda poco para el final, dos actos más.

      Un abrazo muy grande Miquel.

      Eliminar
  7. ¿Recibistes mi mensaje con mi Email?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hikari Javier.
      Siiiii, te contesté. No problemo. Todo bueno, todo bueno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Bueeeenoooo!! nos has dejado intrigadísimos. Será una mentira o por el contrario será ese rey el despreciable ser. Hay que tener cuidado que se decía que hasta mataba con la mirada no??

    La cuarta parte, please..

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ciudadano Noodles,

      Según la mitología solo con la mirada, al más puro estilo Medusa.
      Pero cuanto hay de cierto y de mentira en los mitos ?
      Cuanto hay de cierto en las palabras.

      Cuarta is coming... ;-> Espero que la disfruteis.

      Un abrazo Ciudadano.

      Eliminar
  9. Las cosas no son lo que aprecen...¡pobrebasilisco! A ver, cuando se encienda la antorcha, que sigue ocurriendo... Abrazos UTLA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos,

      "Las cosas no son lo que parecen"... a veces me parece que cuando yo voy tu ya has ido y vuelto un par de veces compañero.

      Maldita antorcha, que siempre se apaga en el momento más "esperado". :-)

      "A mi manera" un abrazo.

      Eliminar
  10. Le doy mi voto de confianza al basilisco, no se porque pero he desconfiado del niño rey desde que ha aparecido, además si no ¿por qué tendria el terrible basilisco cadenas y un bozal?

    Un abrazo Ser Aquiescencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Shilmulo,

      Huele mal la historia, ¿ cierto ?

      ¿ Que ser encadenaria a otro ?

      Un abrazo muy grande Shilmulo, rey de los murciélagos del oeste.

      Eliminar
  11. Y ahi esta la vuelta de tuerca de la historia... sabía que llegaría
    Estoy de acuerdo con Shilmulo.. el rey huerfano tiene algo raro y si el basilisco estuviera encadenado a quien le iba a preocupar... solo a un usurpador que teme que le descubran... mmmm demasiado fácil, no? sera verdad, sera mentira?... grrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalasunta Regna,

      Aqui veo mucho pensamiento profundo. ^_^

      "Cuando no parece haber salida, lo más sencillo, por improbable que nos parezca, será la solución." (Sherlock Homes) ;->

      Un abrazo muy grande Amalasunta Regna, princesa de las hadas de Bosquevilla y Madre del heredero único.

      Eliminar