Un tranquilo lugar de Pruebas

domingo, 30 de octubre de 2016

Los cuentos de UTLA. Campos literaros

«Una fábula, 
de la valiente doña Úrsula, 
el pajarraco mala escritura 
y su caída».
UTLA

Habíase un lugar,

muy lejano llamado Era, un pueblo donde había una mala escritura planeando por sus campos literaros. De tanto en cuanto, dicha ave soltaba su fatídico excremento, arruinando así las cosechas de aquellos buenos seres.

—¿Alguien ha visto a ese pajarraco? —bramó indignada doña Úrsula.

Nadie supo contestar. Nadie había visto a la ceniza ave desde hacía días. Y se aliviaban pensando que no volvería.

—¡Ay, cuando caiga entre mis manos! —Y juntando sus manos, puño sobre puño, doña Úrsula imitó el gesto de romper cuellos.

Y eso que un día, reapareció la temida ave...

Era estaba terible, padecía que un hudacan se hubiera pazado por aquelloz canpos literraros, la tiera negra, sucia, naide queria acerse cargo de la situacion; no asta que, dona ursula, baliente como pocas, apagueción con su ezcopeta. Pum, pum, pum...

Sonaron tres estruendosos disparos, y el ave cayó muerta al suelo.
Gracias a la hazaña de doña Úrsula, todos volvieron a sonreír y a plantar buenas cosechas en los campos literaros.

Esto es verdad y no miento,
y como me lo contaron,
os lo cuento.

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


1 comentario :

  1. Ese pajarraco sigue vivo, porque anda cagamdo sobre mis cuentos muy seguido.
    Saludos.

    ResponderEliminar