Un tranquilo lugar de Pruebas

domingo, 20 de noviembre de 2016

Increíble, pero mentira: Fovercraft

«Actualmente las salas de redacción son laboratorios asépticos para navegantes solitarios, donde parece más fácil comunicarse con los fenómenos siderales que con el corazón de los lectores».


El fovercraft, un aerodeslizador multisuperficie, se inventó a finales de los años cincuenta, exactamente en 1959. Era el aerodeslizador más rápido que se hubiera inventado hasta la fecha, incluso superaba la velocidad en tierra de algunas otras máquinas de su tiempo.

En el suelo, su velocidad apenas alcanzaba los 70 km/h, sin embargo, su verdadera potencia se desataba cuando se introducía en medio acuoso, llegando a alcanzar los 180 km/h. Su potencia se debía a las cuatro hélices adosadas en sus cuatro esquinas, estás se encogían y desplegaban hasta quince metros en el interior del líquido para proporcionar una mayor superficie de agarre, y de esa manera conseguir una mayor velocidad.

Su primera, y última demostración, fue en el río Saunders el día 14 de octubre de 1959. El prototipo fhc-1 se mostró al público a las 10:05 de la mañana, la prensa alojada en tribuna comenzó a garabatear en sus libretas y los fotógrafos malgastaron sus flashes ante el expectante acontecimiento. Se deseaba mostrar en aquel evento la velocidad del vehículo, la prueba consistía en recorrer los cincuenta kilómetros que separaban las poblaciones de Lamb y Cockerell, unidas por vía fluvial, en la mínima cantidad de tiempo.

A las 10:17 la máquina arrancó motores desde Lamb, los cincuenta kilómetros de separación con la vecina localidad de Cockerell estaban calculados para ser recorridos en menos de veinte minutos. Y así fue, la llegada se produjo 17 minutos después, cumpliendo a la perfección las expectativas, hubo una pequeña demora de unos minutos para conseguir que el aparato diera la vuelta, aquel día había más embarcaciones pesqueras de lo habitual y el paso fluvial se había estrechado por la masa de vehículos anclados. Los pilotos solucionaron con ingenio el problema, y el fhc-1 regresó a Lamb 22 minutos después, en total había realizado el trayecto Lamb-Cockerell en 39 minutos. Las embarcaciones de la época tardaban más de una hora en recorrer aquel tramo. Curiosamente, las cuatro hélices del fovercraft tornaron pintadas de un extraño color rojizo, cosa que los técnicos achacaron a alguna clase de aceite o residuo del propio río. Los periodistas volvieron a sus redacciones dispuestos a hacer eco de la gran noticia...

¿Sería el «fovercraft fhc-1» el primer aparato de una nueva hornada de vehículos que revolucionaría las comunicaciones marítimas?

Ese mismo día, los pescadores del río Saunders salieron a faenar, pero de sus redes únicamente extrajeron ingentes montones de peces despedazados, totalmente inservibles. Según comentaron a un periodista rezagado, «es como si hubieran sido cortados por una fuerza impresionante». Aquel periodista rezagado no tardó en relacionar las hélices rojizas con la muerte de los peces.

El titular del periódico local tuvo la mejor tirada en su historia, quintuplicando sus ventas con el siguiente titular: «FHC-1: Mortalmente más rápido».

Las comunidades de Lamb y Cockerell demandaron a la empresa constructora del fhc-1. El río había quedado desierto de toda fauna acuática, su economía se vería resentida durante meses, quizás años.

La noticia aumentó cuando llegó la confirmación, por parte de los peritos estatales de la muerte de los peces, efectivamente la culpa fue de las hélices giratorias del fhc-1, con sus quince metros de anchura se adentraban demasiado en el lecho del río, causando la muerte de todo ser vivo que estuviera alojado en su lecho.

El fhc-1 fue prohibido, y a raíz de aquel triste incidente, se establecieron unos límites en las hélices de los futuros aparatos aerodeslizadores para evitar que se repitiera aquel trágico suceso.

La experiencia podía ser resumida en palabras de Anna Eleanor Roosevelt:
«A la humanidad no le sirve avanzar rápida si no preserva la vida de todo ser a su paso».


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


1 comentario :