Un tranquilo lugar de Pruebas

lunes, 29 de mayo de 2017

Trapero y tú (2 de 3)


«Precisamente un hombre es un poeta cuando puede ser, espontánea y naturalmente, lo que es» 




Capítulo 85 - El otoño

Trapero comienza a sentir pereza de salir de las mantas, los labriegos, los trajeados e incluso los funcionarios se levantan antes que él. No es justo. Hace fresco y sopla viento del Norte. Por su casa esquifida se cuelan ráfagas de ese traicionero viento.
El otoño es la época estival del caer: de las hojas, de los sentimientos, de las culpas... Las hojas forman una bonita alfombra, tapizan el suelo con esa bella amalgama anaranjada, alfombrando el paso de los que vendrán. También decae el calor de los cuerpos, pues no hay abrigo a la intemperie que resguarde de la parca que se acerca. Esta acude, en su ineludible necedad cósmica, imparable a la cita. Las luces amarillas de los faroles, seguros guías mortecinos, alumbran el camino hacia el cielo, empedrado con pisadas de niños inocentes y laboriosos carteros.

Al fondo de la calle, se escuchan sus pasos acercarse...



Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


No hay comentarios :

Publicar un comentario