Un tranquilo lugar de aquiescencia

viernes, 4 de julio de 2014

Se infiel y no mires con quién (Teatro - Cía Tobogán)


Los amigos de UTLA , la compañía de teatro Tobogán, nos han invitado a ver esta obra de teatro.
Una obra desternillante y descarcajeante de principio a fin, sobre todo cuando apreciéis su parecido notablemente alto con los cuentos clásicos.


Érase una vez, una Caperucita roja que conoció a un Lobito.

Caperucita y Lobito se conocieron una noche de locura desenfrenada en la isla de los perros en el afamadísimo hotel Tobogán de 5 estrellas.

Llevaban tal cocolón etílico encima que empezaron a besarse...

Entre copa y beso, y beso y copa, se dirigieron al ascensor que los conduciría a la última planta del hotel.

Mientras subían en el moderno ascensor a la par que los efectos etílicos disminuían, comenzaron cada uno por separado, a intentar recordar algo que habían olvidado...

Caperucita empezó a preocuparse entre beso y colmillo de lo que no recordaba.

Lobito por su parte, también comenzó entre besos y arañazos, a pensar en ese pequeño detalle vital que se le escapaba.

Y así, entre preocupaciones, colmillos, besos, arañazos y tribulaciones de borrachos calenturientos llegaron a la última planta.

Caperucita y Lobito se acercaron a la cama desnudándose pero con esa inevitable comezón imparable del que ha olvidado algo importante.

Y así, en medio de esa secreta tribulación compartida, se abalanzaron encima de la cama.

Guau-Guau ... un ladrido de perro chafado surgió de entre las sabanas de la cama.

¿ No sabéis quien era el perrito que estaba en esa cama de la última habitación del hotel Tobogán de 5 estrellas ?

Era el perrito Guau-Guaua. Una  gran escritor de renombre que había escrito cuentos muy buenos como "La vaquita que da lechita", "El palomo cojo" y "El pirata metepalo".

Caperucita y Lobito se quedaron mirando fijamente,  después miraron al perrito Guau-Guau que les miraba aún más fijamente a ellos...

Y entonces Guau-Guau preguntó en voz alta y somnolienta:
- ¿ Se puede saber que cojones estáis haciendo ?

Y Lobito recordó de golpe que era homosexual.

Y Caperucita recordó entonces que era lesbiana.

Se separaron bruscamente.

Entonces , así separados, observaron al perrito Guau-Guau que los miraba fijamente.

Y nuevamente el perrito Guau-Guaua volvió a hablar:
- Bien, hermano y hermana, y ahora que estáis más serenos, ¿ podéis quitaros esos estúpidos disfraces y podemos irnos a dormir todos en paz ?


Y colorín colorado este feliz teatro ha acabado.


Gracias a todos los integrantes de la Compañía Tobogán 
por permitirnos reír tan bien y durante tanto rato.

Y gracias sobretodo a vuestro director Juan Carlos por hacer esto posible... 
...y por la invitación, claro esta. ^^

.Mapa.
3, 4, 5 de julio a las 20:00hs
6 de julio a las 18:00hs
Centro Cultural La Bòbila ( PL La Bòbila, 1)
L'Hospitalet - L-5 Can Vidalet
10€ entrada


"Salgo de mi encierro. Veo una luz renuente al final del túnel. Ya no más negatividad, dejaremos los últimos susurros oscuros para quien los quiera leer. Pues ahora solo queda amor".
SBP

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

7 comentarios :

  1. A ver si los del Tobogán bajan al sur...Aunque con el calor Lobo y Caperucita pueden sufrir una lipotimia...

    Qué bien te lo pasas, tío. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!

    Me alegro mucho de que lo pasaras bien y rieras tanto. La verdad es que estas obras de teatro son estupendas! Yo estoy deseando que pase el verano para recibir la nueva temporada del Teatro Circo, para asistir a algunas cosas que me interesan, que ya he visto lo que habrá de Septiembre a Enero!

    Un beso y un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  3. Ostras, esa versión tuya de la obra me parece mucho más sugerente que la de Pedro Osinaga y Barbara Lys con la que nos machacaron en la televisión de mi adolescencia. Creo que también hay una adaptación al cine de Fernando Trueba.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  4. mmmmm..... no esta mal la historia pero me deja un sabor raro. un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que lo paséis tan bien en estas insólitas representaxciones teatrales. Darle una vuelta más de tuerca al cuento de la Caperucita tiene su miga. ¿Lo que ,más me sorprende del cuento? MMmmmmm...la zoofilia... Y lo que más me gusta, la imaginación. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Suena muy bien, siento curiosidad... ;)

    ResponderEliminar