Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 1 de julio de 2018

La nueva religión: Facemook

«Un seguidor de Facemook se denominaba mooker o seguidor de mook; pues Mook, a principios del siglo XXI, representaba la deidad de los muertos y los mediocres»

Surgió este credo a principios del siglo XXI con el auspicio del imperante internet de aquella época. Hay datados múltiples registros que desvelan sus inicios en una página web, categorizada como red social y que era lugar de peregrinación diaria de millones de usuarios. Las estadísticas recuperadas de antiguos servidores indican que los seguidores del portal se multiplicaban cada año.

El profesor Charlest Mortimer, de la universidad de Harvard, compara este crecimiento, con el auge del catolicismo durante el siglo IV. La equiparación no anda desacertada, pues acabado el primer cuarto de siglo, más del 88% de la población, estaba adscrita.

Aunque al principio los usuarios se acercaban hasta ella como un acto lúdico, esta tendencia, después de casi setenta años fue variando, modificándose y adquiriendo el nuevo significado que tiene hoy día.

La privacidad desaparece de la vida de los acólitos, que derrochan horas de su existencia en documentar sus experiencias vitales en la plataforma. Narraciones de viajes, fotografías de eventos familiares, vacaciones, enamoramientos, despedidas, intercambio de bienes... Cualquier acto imaginable, por íntimo que pudiera parecer, es aceptado dentro de la creencia que se gesta en esos primeros años.

Aunque al principio fuera denominado como vouyerismo buenista, pues los acólitos únicamente compartían experiencias de índole positiva o de exaltación del ego, con el tiempo comenzaron a compartir otras clases de experiencias que convirtieron a la plataforma en Facemook.

El nacimiento de este culto extinguió muchas de las anteriores religiones.

Los tres preceptos básicos o mandalas del mooker son:

1. Darás Megusta siempre que puedas.

2. Volverás viral al Compartir cualquier publicación.

3. Publicarás una vez al día.

Según algunos apuntes del citado profesor Mortimer:

«Los seguidores de mook eran especialmente narcisistas en sus prácticas. El uso habitual de sus quehaceres facemookistas consistía en compartir materiales propios de baja calidad. También existían entre sus filas casos de plagio flagrante de la propiedad intelectual: copiado íntegro de textos sin cita, imágenes sin derechos de autor, apropiación de canciones ajenas, entre otras muchas malas praxis. Entre estas actitudes, que conformaban el escalafón más bajo de originalidad en los tiempos de la humanidad, resaltaban aquellos que copiaban aforismos —de filósofos y literatos fallecidos— que variaban ligeramente en la forma para evitar el plagio.
Sin embargo, en el periodo inicial de gestación del facemookismo o simplemente Facemook, la imaginación estaba a la alza. En un periodo de diez años hubo comparticiones originales, como el Gato de Nyan, Gangman style o La he liado parda. Pero en los postreros años después de este despertar, el prosaísmo plagístico alcanzó cotas elevadas entre sus miembros, dejando la creatividad para un segmento muy pequeño de mookers. También aumentó agresivamente el requerimiento de noticias en los respectivos clanes mookers, pues los acólitos comenzaron demandar, en grado de paroxismo, la obligación de compartir experiencias íntimas. La obligatoria conversión al credo facemookista de cualquier usuario adscrito a la plataforma tuvo su auge en la mitad del siglo XXI, veinte años antes de su decadencia».


Facemook: megusta, comparto y publico.

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia


No hay comentarios :

Publicar un comentario