Un tranquilo lugar de Pruebas

domingo, 10 de mayo de 2015

Mientras corríamos. Año 2. (2 de 8)


Al año siguiente me apunté por segunda vez a la misma carrera popular con unos conocidos de la universidad que poseían la misma afición que yo. Remoloneando por la exigua salida de corredores federados buscaba con desenfreno el dorsal 1007. Y allí estaba. Pero en aquel momento la voz en megafonía del asiduo comentarista dio paso a la salida. Mi grupo no se tomaba muy en serio la carrera, así que los dejé atrás. La chica del pelo en zigzag había mejorado, su ritmo era ligeramente mejor que el del año pasado. Marchaba sola. Aquella segunda vez estuvimos peleando por cada palmo de terreno. Evitando arcenes y las botellas de plástico que lanzaban los otros corredores. Un corredor sabe que cualquier mal paso puede dar al traste con una brillante actuación. Pero lo que me tenía realmente aturdido era el vaivén de aquellas caderas hipnotizadoras. Esa visión entorpecía mis pensamientos y no ayudaba para nada en mi concentración, e incluso en un leve momento de distracción tuve que reprimir el inicio de una erección.

El dorsal 1007 volvió a ganarme la carrera. A una distancia prudencial pude observarla, anegando su sudor con su mano. Y en aquel instante, sorpresa, su mirada se clavó en la mía. Estaba observándome fijamente. El corazón me latió con fuerza acusando el esfuerzo. Deseaba iniciar una conversación con aquella chica. Levanté la mano y la saludé, ella hizo lo mismo señalándose su dorsal y después señalando el mío. Aquel gesto me dio a entender que ella también se había dado cuenta de la consecución de los números. Pero de repente aparecieron mis conocidos de la universidad y me zambullí en aquel clima de camadería. Desgraciadamente aquello ocasionó perderla nuevamente de vista.

Entre el segundo y tercer año comencé a salir con una chica de la universidad. Era muy bella y simpática. Pero no le gustaba el running. Y el tiempo pasó...


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

10 comentarios :

  1. Otra víctima del running!! jeje, a mí no me gusta nada, pero si el relato me confirma que me van a quedar mejor las mayas y voy a ligar... quién sabe. Aunque intuyo demasiados años de sacrificio, ay.
    Muak.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Mara,
      ¿Victima? ¡Au contraire! El fantástico running librea unas poderosas endorfinas, ayudan a la mente al igual que al cuerpo. ^^
      Sin querer pretender levantarle los colores, con mayas o sin mayas usted liga con quien quiera estimada Cinéfila!! ^^
      Cualquier deporte es bueno para no dejar el cuerpo atrofiado, "mens sana in corpore sano", cuida tan bien el agua como la vasija que la contiene. ^^
      Siempre un placer verte por aquí,
      Un abrazo muy grande Mrs. Miniver.

      Eliminar
  2. Una pena que por tema de salud, yo no pueda hacer Running. Aunque por otro lado, no es precisamente el deporte que más me guste. Puedo hacer natación y ejercicios suaves, porque mis rodillas están algo hechas polvo. Así que quién no me dice a mi que puedo encontrar a alguien nadando en una calle de la piscina.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aiya Eowyn,
      Bella reina élfica, no vayan a confundirla con una sirena en tan lindas aguas. ^^ Lo importante es hacer alguna clase de dporte para no quedarnos atrofiados. La natación es los deportes menos agresivos y más completo.
      Es bueno saberlo. Abrazos.
      Namarië Eowyn, Tenna rato.

      Eliminar
    2. Gracias UTLA,

      Por tan bonitas palabras que siempre me dedicas. Eres un cielo! Claro que es importarnte hacer deporte. Prueba lo de la piscina :D
      Un abrazo muy grande!

      Eliminar
  3. ¿Por qué será que a la primera señal de que hay hay algo bueno por delante aparecen los obstáculos?
    Por lo menos se consiguió una novia para que se ocupe de futuras erecciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Raúl,
      Desde luego no pierde el tiempo nuestro corredor, lastima que no pise sobre seguro en el plano sentimental.
      Un abrazo bruto escritor.

      Eliminar
  4. Me parece que algunos no van a la pista a correr... 😄
    Lo importante es tener un incentivo para correr y esforzarte y supongo que impresionar a otra corredora es igualmente valido, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos rombitos rarod que se ven en medio del texto pretendia ser uma carita sonriente, pero parece que no lo ha aceptado :(

      Eliminar
    2. Estimada Amalasunta,
      Ciertamente parezca que el sano ejercicio de correr se vea subyugado a otro deporte no menos noble. ^^
      Los incentivos no importan, siempre que mantengas tu cuerpo en un estado tan digno como el de tu mente.
      Los rombitos..ufff...pensaba querida Amalasunta que ponías dos rombitos porque pensabas que la historia era para mayores de 18 años. jejeje
      Siempre un placer verte por aquí.
      Un abrazo muy grande Amalasunta Regna, princesa de las hadas de Bosquevilla y Madre del heredero único.

      Eliminar