Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 17 de mayo de 2015

Mientras corríamos. Año 4. (4 de 8)


En el cuarto año yo estaba empeñado en ir a por todas con la chica del dorsal 1007. Hice mis estudiados planes por adelantado. Las frases que debía decir, las que no, evalúe los pros y los contras de infinidad de variaciones de una misma conversación.

El día de la carrera el cielo estaba nublado. Allí estaba ella, pero en aquella ocasión no corría sola. Iba acompañada de otro federado. Mi corazón tembló funestamente. Deseé que fuera un amigo, esperanza que se desvaneció en cuanto llegamos a la meta, el chico la agarró tiernamente de la mano. Después de eso la besó en el cuello. Tantos planes para nada. Antes de irme ella me vislumbró entre la masa de corredores y me dedicó un afectuoso saludo que le devolví. Aprovechando que su acompañante estaba ausente me acerqué y hablamos. Comentamos la carrera y con esa astucia propia de las mujeres en un momento de la conversación me preguntó por mi novia. Le conté que habíamos roto. Así estuvimos hablando un par de minutos más hasta que volvió el gorila de su "novio". Nos despedimos agradablemente. Y quizás fuera mi subconsciente pero por un instante, al girarme para irme, creí que me miraba con pesar. Seguramente aquello era lo que yo deseaba pensar. Volví a casa muy alicaído.

Durante todo el año pagué a un entrenador personal. Mejoré mi técnica. Hacíamos ejercicios a diario.

Y aun así, y con todo ello, no conseguí olvidarme de ella.


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

7 comentarios :

  1. Pobrecico, este amor requiere muchas zancadas, pero también mucha paciencia, eh?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Mara,
      El amor requiere, al igual que una semilla, tiempo, paciencia y cariño. ^^
      "Sólo" existe el amor.
      Un abrazo Mrs. Miniver y gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  2. Y cómo se va a olvidar de ella si ahora la tiene otro... ¡La quiere más que antes! Esto es desesperante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Raúl,
      Lo ajeno siempre gusta más,¿en que se equivocaría la razahumana para pensar de tal manera? ;->
      Un abrazo bruto escritor.

      Eliminar
  3. Suscribo las plabras de Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aiya Eowyn,
      Las palabras de una dama siempre deben ser tenidas en cuenta,sobre todo si suscriben las de un caballero. ^^
      Namarië Eowyn, Tenna rato.

      Eliminar
  4. Esta maratón parece mas bien una carrera por el amor.. quien ganara? de momento todos parecen perder...

    ResponderEliminar