Un tranquilo lugar de Pruebas

domingo, 30 de agosto de 2015

Dos semanas con Julia. Capítulo 7. Una situación en mi vida.


Fea cuestión plantea Julia en esta ocasión. Contar algo acerca de mí. Estaba pensando en obviar este capítulo, en no contar nada, pero he recapacitado, debo realizar este ejercicio, no porque me haga especial ilusión hacerlo, sino porque no creo en los tabús, y menos en los literarios. De todo se debe escribir. Y siguiendo este principio me voy a esforzar en escribir sobre una minúscula parte de mi vida.

La vida en pareja,  ¿amiga o enemiga?

A lo largo de mi vida he tenido toda clase de relaciones, algunas fugaces, pequeños escarceos, y en un par de ocasiones relaciones más duraderas.

Con el tiempo he descubierto que no soy hombre de aventuras a diferencia de la mayoría de mis amigos varones, así que únicamente hablaré de mis dos relaciones más serias hasta la época.

Cuando escribo sobre «relaciones serias", me refiero a que yo proyecto un futuro de pareja en conjunto, y aclaro esto pues cada persona puede poseer distintos puntos de vida acerca del significado de la vida en pareja. En todo caso, para mí, el concepto de vida en pareja: respetar los sueños del otro, ayudarse mutuamente, planificar un futuro y no dejar de sentirse ilusionado.

La primera mujer con la que compartí una relación seria vivió a mi lado cuatro años. Es hasta la fecha a quien considero el amor de mi vida. Sin embargo, con el paso del tiempo, descubrí para mi desgracia que no poseíamos nada en común. El amor y la planificación de futuro no casaban bien. La relación se truncó de manera desgarradora por culpa de un desgraciado evento familiar, un catalizador funesto que en ocasiones pienso, me libró de cosas peores. La abandoné. Y me sentí muy mal por ello durante mucho tiempo. Hoy en día no me arrepiento de esa decisión, pero en ocasiones la vida te obliga a decidir, a sobrevivir en contra de tus sentimientos.

La segunda mujer con la que compartí una relación duradera fue la mujer a la que consideré mi esposa ideal. Con la que me tendría que haber casado y haber tenido hijos. Nunca he conocido a una persona con la que compartiera tantísimas cosas en común. Incluso he llegado a fantasear si acaso no éramos clones con la única diferencia del sexo como denominador diferencial. Y no sólo eso, esa mujer poseía un brillo especial que la convertía en una estrella única. Pero no duró mucho. Me dejó. Por suerte en esta ocasión la ruptura sucedió de manera liviana, y a diferencia de la anterior, no fue dramática.

Desde entonces ya han pasado varios años. He conocido a mujeres muy hermosas y a mujeres intelectualmente fascinantes. Pero impuse un muro muy alto de saltar en mi interior.

Por suerte, no todo iba a ser negativo, durante este tiempo aprendí a decir «no». Este negativo adverbio adquiría un fuerte significado de «madureza emocional» en mi recién adquirido rol.

Y dicho todo esto...

Cuanto más tiempo paso sin pareja, me siento más libre, como esos pequeños gorriones que atraviesan solos el océano. Y una parte de mi adora esa libertad.

El otro lado de mí, el lado «pasional» ansía esa falta de contacto, pero no estoy hablando sólo de sexo, ese elemento tan importante en la vida de un ser humano. Pero el sexo está sobrevalorado, la pasión se mide también con otros raseros, me estoy refiriendo a ese «buenas noches cariño», al abrazo tierno mientras observas la televisión desde el sofá, a cocinar juntos un plato nuevo, y a todo ese conjunto de pequeñas acciones cotidianas que dan pinceladas de color a mi vida.

Y quizás, ya no quiera estar en pareja, o quizás sí. Ese es un aspecto aún no decidido, quizás tampoco es algo que pueda decidir uno.

Pero si he adquirido un claro objetivo durante todo este tiempo acerca de la existencia, la FELICIDAD, escrita así, en esas sorprendentes mayúsculas. Ese es mi objetivo, sea este, con o sin pareja.

«Sólo existe el amor».

Un abrazo a todos.

«93% imaginación,7%realidad»

*nota*: nunca creáis todo lo escrito, pues la palabra escrita no es siempre sinónima de verdad.


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

2 comentarios :

  1. Más allá de tu NOTA, creo que todo lo que contaste es verdad. Es muy interesante todo lo que venís haciendo con este libro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado bruto escritor,
      Es un libro realmente maravilloso. Salé uno después de su lectura con ganas de seguir escribiendo. ^^
      Un abrazo muy grande Raúl.

      Eliminar