Un tranquilo lugar de aquiescencia

martes, 25 de agosto de 2015

Dos semanas con Julia. Capítulo 1. Gracias Julia Cameron.


Estoy en el metro. Acabo de cerrar el libro de Julia Cameron en el capítulo uno. Es un libro magnífico, enseña lo sencillo de la escritura, el camino del escritor, con esa clase de frases simples bellamente enlazadas por una maga experimentada. Y al final de cada capítulo un ejercicio.

«Escribe donde estés», reza la cita de Julia.

Estoy en el metro. Alzo la vista. «Escribe», me repito. Y entonces visualizo a la chica que hay delante de mí. Lleva un vestido verde, de falda larga, unas graciosas sandalias a juego que dejan ver sus desnudos dedos, y las uñas pintadas de un brillante morado. Lleva una curiosa chaqueta, esa clase de chaqueta tejana por encima de los hombros, y por fin me fijo en su cara; es preciosa, como un lienzo de la más bonita pintura, pelo corto a media melena, teñida de rubio porque adivino por las cejas que es una mujer castaña. No quiero que se fije en que la estoy observando, al menos no demasiado, disimulo mirando el cartel luminoso indicador de paradas.

Ella también escribe en el móvil, tiene unas graciosas pequitas que me recuerdan a la actriz de aquella serie mítica de televisión donde los personajes estaban atrapados en una misteriosa isla. Recuerdo el nombre del personaje pero no quiero ponerle un nombre a esta mujer tan hermosa, las palabras son mágicas, pero también atan. Ponerle un nombre, por bello que fuera la haría mía, y yo no quiero eso, quiero que sea libre.

Ahora, aprovechando que alguien se ha levantado, se sienta en un asiento libre. Ni siquiera se ha fijado que estoy delante de ella, es como Genoveva Váldez, aquella niña de primaria por la que estaba loco y que nunca reparó en mi presencia más allá de pedirme algún lápiz u hoja de papel.

Hacía tiempo no escribía tan apasionadamente, con este frenesí desmedido por intentar trasmitir algo, aunque no lo consiga. Ha sido culpa de este primer capítulo, me ha calado hondo. Necesitaba un mensaje, una guía en este camino de espinas, y me ha llegado a través de una luz en el interior de un libro.

He llegado a mi parada. Ella no levanta la vista. Es el final esperado, la vida no es una película, no hay melodías tristes de despedida, ni hay final feliz, tan sólo vida, ni buena ni mala. La vida real continua ajena a mis deseos, y no importa que mis textos no sean literariamente del agrado de todos, acabo de superar esa fase.

Eso ya no importa, un narrador solo quiere contar historias, no importa el estilo, la gramática, las normas rígidas, ni la propia literatura. Tan solo importa el secreto placer de escribir, y disfrutar haciéndolo.

Gracias Julia Cameron por recordármelo.


«93% imaginación, 7% realidad»

Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

4 comentarios :

  1. Soberbio. Todo esto en tan solo un viaje. Creo que vas a ayudarnos a muchos con estos ejercicios.
    Pasaje de colección: «Ponerle un nombre, por bello que fuera la haría mía, y yo no quiero eso, quiero que sea libre.»
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...recolector de pasajes, increible "sinopsista", y mejor literato.
      siempre un placer "Bruto" escritor.

      Eliminar
  2. Puedo entenderte perfectamente lo que puede llegar a trasmitir un libro ademas de una buena sensacion que te deja en el cuerpo una manera fantastica de contarla que te inspiran a escribir., Buen ejercicio Utla y me alegra verte tras las vacaciones jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, así es estimado Hikari Javier, lo has narrado a la perfección.
      Un libro, ciertos libros, te dejan esa maravillosa sensación en el estomago. ^^
      Yo me laegro de verte también estimado Hikari Javier.

      Eliminar