Un tranquilo lugar de aquiescencia

domingo, 6 de septiembre de 2015

Dos semanas con Julia. Capítulo 25. Lograrlo. «La escuela de Edgar Allan Poe»


Hoy seré un mal alumno, no realizaré los deberes comentados por Julia, sin embargo, este capítulo merece una mención especial gracias a la siguiente frase:

«La escuela literaria de Edgar Allan Poe:
Vivir atormentado y morir arruinado en la cloaca»

Es realmente una idea extendida la infelicidad que rodea a los escritores, al menos a muchos de ellos, Hemingway, Virginia Woolf, Lovecraft, Edgar Allan Poe, entre otros muchos.

Muchos de ellos me infundieron mucha imaginación pero también añadieron ese algo negativo, su particular visión oscura del mundo. La escritura no debe ser un martirio. La vida ya posee suficientes horrores cósmicos y oscuros cuervos «nevermore» reales para que rellenemos los intersticios de nuestra atribulada mente con más negatividad. Resulta muy aleccionador leer sus novelas, pero no debe esa oscuridad ocupar el papel predominante en nuestra existencia.

¿Por qué la vida alrededor del acto creativo tiene que convertirse en un calvario?

Personalmente me inundo de felicidad, al igual que Julia y otros tantos escritores, cuando escribo algo, un cuento, un relato corto, una saga. La escritura se convierte en un bálsamo sanador, por un lado me proporciona la estabilidad de estar realizando algo que me gusta, de manera constante, y por otro consigo el efecto «cambio», algo tan básico para mi psique como el poder respirar.

Cuando escribo me alejo de mi propio yo, vivo a través de mis queridos personajes otras vidas, otras situaciones, la simple idea de empatizar con esas otras vivencias me enriquece plenamente, permite conocer el otro punto de vista que mi «yo» jamás hubiera defendido.

Otra de esas perlas escondidas en este libro la dijo Walter Ritt:

«No le tengo mucho respeto al talento. Lo que cuenta es lo que uno hace»

Yo si le doy importancia al talento, él nos permite disfrutar de grandes autores: Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Stephen King, podría listar una serie de nombres y apellidos interminable, pero volviendo a la sentencia del señor Ritt, el resumen de su cita es «haz aquello que te guste», el talento es un bien secundario, las personas realmente talentosas no se autodenominan así, simplemente hacen lo que a ellos les enriquece. Quiero hacer lo mismo.

Y en este punto vuelvo a la idea inicial, no deseo preocuparme por estupideces, escribiré cada vez que posea tiempo, cada noche, cada día o cuando sea posible, pero escribiré historias que me hagan sentir bien, las releeré antes de irme a la cama, y a dormir bien.

Julia es de la opinión que el simple hecho de leer cosas buenas suscita un cambio positivo. Es posible que así sea. Pienso en la felicidad, no es un estado de ánimo pasajero, es una decisión consciente, determinar ser feliz proporciona más posibilidades de conseguirlo.

Pienso en el gran regalo que me ha hecho Amalasunta Regna, en esta pequeña joya titulada «El camino del escritor».

Cambiar el paradigma de mi vida no es tan complicado, erradicar modelos obsoletos lleva tiempo, pero el cambio está la vuelta de la esquina si lo persigo con esfuerzo.

Me despido con una frase de mi estimado UTLA, la cual estoy interiorizando cada día más.

«Sólo existe el amor». ^^

«93% imaginación,7%realidad»


Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte.
Un Tranquilo Lugar de Aquiescencia

2 comentarios :

  1. Creo que el único escritor sufrido que me gusta es Horacio Quiroga. Poe no me agrada. Yo no soy escritor, y no tengo talento para poder serlo jamás, pero escribo lo que me gusta. Si no consigo que el escrito me agrade a mí no lo publico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Raúl,
      Recuerdo a un amigo músico, hizo una canción que el consideraba de baja categoría, un día publico diez temas suyos, y dejo que sus amigos votaran todos ellos del uno al cinco.
      Que sopresa mas mayuscula, cuando aquel tema, que el creia inferior al resto, se alzó con la segunda mayor puntuacuón.
      A veces, lo que no le gusta al escitor, solo espera ser leído por el amable publico. ^^
      Más imnportante que posee ese don para escribir, es poseer el don de la imaginación, y disfrutar haciendo lo que uno hace. ^^
      Un abrazo muy grande Bruto escritor.

      Eliminar